POWERED BYmaster lex

Un error común en los sucesorios notariales

Los procesos sucesorios en sede notarial son cada vez más frecuentes en la práctica  diaria de los fedatarios.    El ahorro en tiempo y dinero que suponen para las partes interesadas ha provocado un incremento acelerado en los últimos años.

Agradecemos al Dr. Herman Mora su interesante comentario sobre uno de los actos principales de este procedimiento.  Lo transcribimos a continuación para su mejor conocimiento:

———————————————————————————————————————————————————————-

«Por haberlo escuchado un torrente de ocasiones, es que no puedo dejar de referirme a un error de dimensiones dramáticas, que no hemos sido capaces de advertir y puede provocar problemas importantes.  Me refiero a la solicitud de rogación en un proceso sucesorio; es decir aquel instrumento mediante el cual el notario adquiere su competencia.  Tal instrumento es una escritura pública no un acta, pese a establecerse de esa forma en el párrafo tercero del artículo 130 del Código Notarial:

 » La intervención del notario deberá ser requerida en forma personal y esta gestión se hará constar en un acta, con la que se iniciará el expediente respectivo. Otras intervenciones podrán realizarse por escrito; pero, el notario será siempre responsable de la autenticidad de toda actuación o presentación que se formule ante él.”

Esto repito es un error. Un acta notarial, es un instrumentos público donde se hace constar un hecho, situación, evento, suceso o acontecimiento del cual el notario da fe por haberlo tenido a la vista, es decir, por haber acontecido en su presencia. Puede ser firmada o no por los requirentes. Normalmente se realiza fuera de la oficina, más bien en el “lugar de los hechos”, y puede tener una dilación, (dado lo dinámico que el evento puede resultar) hasta de 24 horas.

En la escritura pública, hay comparecencia, hay declaración de voluntades, para crear, modificar cancelar, declarar, extinguir una situación o hecho jurídico. Requiere más bien la unidad del acto notarial.

En la escritura pública, el Notario redacta, en el acta el Notario narra; narración que debe de estar lo más apegada posible a la realidad. El acta es el instrumento público en el cual el escribano relata los hechos ocurridos en su presencia, imprimiendo su fe en cuanto a la verdad de aquello que expresa, que le consta por haberlo así apreciado por sus sentidos.

Tal error ha sido inadvertido incluso por las autoridades notariales. Sin embargo es aplicable aquí, aquella atinada nota de Sanahuja, en su tratado de Derecho página 9, al referirse a las actas, haciendo mención a la imprecisión de los términos y diferencias entre acta y escritura, dice:   «… pero al igual que el instrumento público es escritura o acta, según lo que realmente sea y no según haya sido denominado por el autorizante, también la ley habla a veces impropiamente de acta para referirse a una verdadera escritura.»

Tal es el caso de lo señalado en el art. 130 transcrito.   No es correcto que establezca que la intervención del Notario será requerida de manera personal a través de un acta notarial.  Es un contrasentido.

Hay que reconocer que lo anterior fue admitido por el diputado Villanueva Monge y el suscrito en su oportunidad, es decir luego de la aprobación del Código Notarial.»   (Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas.  Experto en Derecho Notarial.  Coredactor del Código Notarial.  Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana.  Profesor universitario en varias universidades de América Latina)

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

4 de 33 Comentarios

  1. Diana Soto Meza • 19 septiembre, 2019

    Gracias por el punto de vista, yo pienso que la redacción del artículo 130, al decir acta, se refiere a escrito, a una manifestación de la parte interesada y no a un acta Notarial (que no tiene sentido en este caso) siempre había entendido que se refiere a un escrito, a una petición de la parte.
    Sin embargo, ahora luego de leer esta observación, estoy razonando si se inicia con escritura pública, pensado en que “es mejor que sobre a que falte” .

    Gracias

    Responder
  2. Vilma Camacho • 14 octubre, 2016

    En primer lugar, reitero lo que opiné a principios de ese año en cuanto al Dr. Herman Mora, a quien no conozco, pero que a través de este foro, lejos de parecerme arrogante, más bien ha demostrado ser una persona generosa, dispuesta a compartir sus conocimientos con sus colegas. Si sus interpretaciones no son compartidas, creo que sí deben ser agradecidas por quienes participamos de las discusiones. Por otra parte, me parece que es importante identificarse con nombre completo en este foro (lo que en ocasiones no es así), sobre todo si los comentarios son negativos hacia algún colega. Otros detalles que quiero comentar son algunas de las opiniones de otros colegas, y una muy atinada, es la referente al uso del idioma; nuestro español es hermoso, y nosotros debemos tratar de darle brillo y el mejor uso, de manera que una buena puntuación es indispensable para la mejor comprensión de lo escrito. Otro comentario en este mismo sentido es el referente al de alguien que dijo “habemos …. personas”, uso indebido del verbo haber, pues tal vocablo sólo existe en el tanto se use la forma compuesta, lo cual no es el caso. Y volviendo al tema principal de este comentario, la recomendación del Dr. Mora en cuanto al uso de escritura en lugar de acta, no significa un atropello a la legislación, es su opinión luego de analizar los diversos textos jurídicos. Finalmente, creo que en medio de tanta discusión de la legislación, a mi parecer, si existe un órgano rector en la materia, como lo es la DNN, debemos atenernos a sus directrices y así todos podemos estar tranquilos.

    Responder
  3. Alicia • 12 octubre, 2016

    Por favor alguien que me ayude!!
    Mi padre murió hace dos años habemos 4 hermanos y una viuda. Mi padre dejo una propiedad y una quinta parte de otra.
    La abogada la contrato la viuda y publicaron el edicto, hicieron peritaje y no nos avisaron nada! La abogada dice que las partes nos tienen por qué estar notificadas.
    Al abrir un sucesorio lo podemos pedir protocolizado o no es posible?.
    Gracias

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 12 octubre, 2016

      Estimada Alicia.- Si su padre hubiera otorgado un testamento en el cual le dejó todo a la esposa, efectivamente podría tramitarse el sucesorio sin intervención de ninguna otra persona más que dicha viuda. Pero si no hubo tal testamento, la notario debería convocar a todos los herederos legítimos que de acuerdo con el Código Civil tienen derecho a los bienes de su padre, entre ellos, usted y sus hermanos. Lo primero entonces sería confirmar si su papá otorgó o no ese testamento, lo cual puede hacer acudiendo al Archivo Nacional, ubicado en Zapote. Allí cuentan con un Registro de Testamentos y podrán confirmarle este punto. Si no existe ese testamento, usted y sus hermanos como legítimos herederos pueden exijan a la notaria a cargo del proceso que los incluya como partes interesadas a fin de defender su derecho hereditario.

      Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG