POWERED BYmaster lex

Un error común en los sucesorios notariales

Los procesos sucesorios en sede notarial son cada vez más frecuentes en la práctica  diaria de los fedatarios.    El ahorro en tiempo y dinero que suponen para las partes interesadas ha provocado un incremento acelerado en los últimos años.

Agradecemos al Dr. Herman Mora su interesante comentario sobre uno de los actos principales de este procedimiento.  Lo transcribimos a continuación para su mejor conocimiento:

———————————————————————————————————————————————————————-

«Por haberlo escuchado un torrente de ocasiones, es que no puedo dejar de referirme a un error de dimensiones dramáticas, que no hemos sido capaces de advertir y puede provocar problemas importantes.  Me refiero a la solicitud de rogación en un proceso sucesorio; es decir aquel instrumento mediante el cual el notario adquiere su competencia.  Tal instrumento es una escritura pública no un acta, pese a establecerse de esa forma en el párrafo tercero del artículo 130 del Código Notarial:

 » La intervención del notario deberá ser requerida en forma personal y esta gestión se hará constar en un acta, con la que se iniciará el expediente respectivo. Otras intervenciones podrán realizarse por escrito; pero, el notario será siempre responsable de la autenticidad de toda actuación o presentación que se formule ante él.”

Esto repito es un error. Un acta notarial, es un instrumentos público donde se hace constar un hecho, situación, evento, suceso o acontecimiento del cual el notario da fe por haberlo tenido a la vista, es decir, por haber acontecido en su presencia. Puede ser firmada o no por los requirentes. Normalmente se realiza fuera de la oficina, más bien en el “lugar de los hechos”, y puede tener una dilación, (dado lo dinámico que el evento puede resultar) hasta de 24 horas.

En la escritura pública, hay comparecencia, hay declaración de voluntades, para crear, modificar cancelar, declarar, extinguir una situación o hecho jurídico. Requiere más bien la unidad del acto notarial.

En la escritura pública, el Notario redacta, en el acta el Notario narra; narración que debe de estar lo más apegada posible a la realidad. El acta es el instrumento público en el cual el escribano relata los hechos ocurridos en su presencia, imprimiendo su fe en cuanto a la verdad de aquello que expresa, que le consta por haberlo así apreciado por sus sentidos.

Tal error ha sido inadvertido incluso por las autoridades notariales. Sin embargo es aplicable aquí, aquella atinada nota de Sanahuja, en su tratado de Derecho página 9, al referirse a las actas, haciendo mención a la imprecisión de los términos y diferencias entre acta y escritura, dice:   «… pero al igual que el instrumento público es escritura o acta, según lo que realmente sea y no según haya sido denominado por el autorizante, también la ley habla a veces impropiamente de acta para referirse a una verdadera escritura.»

Tal es el caso de lo señalado en el art. 130 transcrito.   No es correcto que establezca que la intervención del Notario será requerida de manera personal a través de un acta notarial.  Es un contrasentido.

Hay que reconocer que lo anterior fue admitido por el diputado Villanueva Monge y el suscrito en su oportunidad, es decir luego de la aprobación del Código Notarial.»   (Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas.  Experto en Derecho Notarial.  Coredactor del Código Notarial.  Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana.  Profesor universitario en varias universidades de América Latina)

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

10 de 33 Comentarios

  1. vilma Camacho • 02 marzo, 2016

    Luego de tanto comentario me atrevo a preguntar al doctor Mora o a quienes quieran opinar si el hecho de utilizar la escritura para efectos de rogación podría acarrear algún problema para efectos de validez del proceso. Otro detalle que pregunto es si a cada actuación del Notario en un sucesorio se le puefe llamar resolución o si es un término inapropiado.
    Finalmente quiero opinar que el Dr. Mora no ha sido soberbio, por lo menos no lo juzgo así, incluso en este mismo blog nos ofreció sus números telefónicos por si requeríamos alguna otra consulta, lo que por cierto utilicé en su momento para obtener su criterio en un caso particular, recibiendo una respuesta amable y acertaqda.

    Responder
  2. Matías • 01 marzo, 2016

    Esta aclaración del señor Mora no se ve reflejada en los formularios facilitados por Master Lex, pues se mantiene el formato de acta.

    Saludos

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 02 marzo, 2016

      Si bien nos parecen muy justificables las explicaciones que el Dr. Mora ofrece para defender la conveniencia de que el acto inicial de un proceso sucesorio se eleve a la formalidad de escritura pública, en Master Lex decidimos aplicar el lineamiento que sobre el particular brindó la Dirección Nacional de Notariado, como autoridad en el campo notarial.

      Responder
  3. manuel • 25 enero, 2015

    En un sucesorio si todas las partes no están de acuerdo que pasaría con el proseso

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 26 enero, 2015

      Con solo que una parte no esté de acuerdo, tendrán que llevar el caso ante un Juez Civil, es decir, ya no podrán seguir la tramitación del sucesorio ante un notario.

      Responder
  4. Lic. Melvin Rojas Ugalde (Director ad ínterim DNN) • 07 septiembre, 2013

    SALUDOS. En mi condición de Director Ejecutivo (ad ínterim) de la Dirección Nacional de Notariado, y observando la tergiversación que sobre este asunto tan sencillo se está haciendo y que incide en la función fiscalizadora que por reserva legal le corresponde a este servidor (Artículo 24 inciso g) Código Notarial), y considerando que la comunidad notarial debe conocer cuál es mi postura, misma que observarán los Fiscales al ejecutar las inspecciones notariales, estimo imperativo intervenir sucintamente en procura de poner punto final a este asunto y brindar tranquilidad y certeza a los Notarios: En primer lugar la postura del señor Mora para efectos de fiscalización notarial no está autorizada. Lo relevante es la existencia de rogación ante la imposibilidad de que la actuación del notario sea oficiosa; la norma y principio general sobre la rogación que observamos en el numeral 36 del Código Notarial no dispone solemnidad ni formalidad especial, norma que entonces se debe contextualizar con el artículo 130; la normativa del CPC que comentaban es otra modalidad de proceso sucesorio notarial que antecede al Código Notarial. No cabe hacer diferencia donde la Ley no lo hace. El legislador conoce perfectamente qué es y qué significa una escritura pública, y cuando ha estimado que esta solemnidad sea la utilizada lo ha dicho expresamente; al respecto sobran los ejemplos en el ordenamiento jurídico tales como el poder especial para asuntos inscribibles, los poderes generales o generalísimos, la donación de ciertos bienes muebles, la donación de inmuebles, las actuaciones inscribibles, las reserva de nombre y prioridad, etc. etc. Si el legislador hubiera querido esta solemnidad protocolar respecto del acto de rogación escrita que da inicio al procedimiento sucesorio notarial, el legislador habría sido claro y expreso en exigirlo. Lo relevante es que exista la rogación, sin que por vía de interpretación o postura académica se pueda exigir la solemnidad de escritura pública, pues lo más favorable para el usuario del servicio público notarial (potestad pública del Estado delegada en particulares, función pública notarial), es la modalidad extraprotocolar. Si se equivocaron al redactar el Código, no es desde la academia ni por interpretación que se pueda crear tal requisito o solemnidad. En otro orden, el notario debe utilizar en todas actuaciones su papel de seguridad notarial, con las únicas excepciones que estipula la normativa vigente. Los exhorto a revisar los Lineamientos actuales y vigentes desde el 05 de junio del 2013, en particular los artículos 58, 62 y 65. La solemnidad o formalidad de que la rogación conste en escritura no será exigida, eso sí, la rogación escrita sí debe existir, como también debe existir materialmente el expediente «armado» al día, en forma cuidadosa, limpia, ordenada, con carátulas, foliado, amarrado, cronológicamente conformado, con el contenido sustantivo y procedimental completo, etc. etc., etc., cual si fuera un expediente sucesorio judicial; no debe estar suelto, desordenado, con la informalidad de tener los papeles sueltos en un folder y no es sino hasta que sean requerido por el Fiscal que se procede a ordenarlo, acomodarlo y completarlo (nadie llega al Poder Judicial a ver un expediente de proceso sucesorio y justo en ese momento lo confeccionan y ordenan). A todo ello le debemos sumar el texto y contexto de la Ley 8220; si tal solemnidad o formalidad no está en forma expresa en una Ley o Reglamento, no cabe su exigencia. Finalmente la actuación notarial bajo la modalidad de pluralidad de notarios o CONOTARIADO, está reservada para la actuación PROTOCOLAR, no así para la extraprotocolar (Artículos 20 y 123 del Código Notarial, y 50 de los Lineamientos para el Ejercicio y Control del Servicio Notarial). ESPERO LES RESULTE DE UTILIDAD Y TRANQUILIDAD ESTE LIGERO Y SUCINTO APORTE.

    Responder
  5. María Auxiliadora Agüero Barboza • 07 septiembre, 2013

    Como profesora de la especialidad notarial, considero las observaciones del profesor y colega Mora, desacertadas. El Código Notarial es muy preciso en señalar que las actuaciones en la materia de actividad judicial no contenciosa son extraprotocolares, salvo que las mismas tengan efectos inscribibles. ´Por qué tendría que pensarse que una rogación de servicio no puede verse como un acontecimiento donde lo que existe es una manifestación de voluntad, y plasmarse la misma en un acta? Que efectos registrables tiene para que se tenga que hacer mediante escritura pública, o incluso protocolizarse? Pues no encuentro una razón con fundamento jurídico suficiente para aceptar la tesis del profesor Mora. Complementariamente, me gustaría dejarles la siguiente pregunta ¿Es posible ejercer en conotariado la actividad judicial no contenciosa? El que le interese mi opinión puede escribirme en este block.

    Responder
  6. 007 • 07 septiembre, 2013

    El otro día en la jornada registral en el Registro Nacional, atinadamente comentaba un distinguido expositor sobre la pésima formación integral de los Notarios, y particularmente sobre la deficiente formación profesional en Derecho Notarial y Registral. Pues cómo no, si reciben clases de maestros como el señor Mora, así cualquiera sale malformado, enredado y jurídicamente tergiversado; no por nada el 75% de los notarios está cuestionado por alguna irregularidad, grande o pequeña, civil, penal o disciplinaria; unos 5000 o 6000 notarios poseen procesos de algún tipo; solo investiguen un poco en Juzgado Notarial, Fiscalías Penales, Juzgados Civiles y DNN. Creo que hay que pelar bien el ojo con los docentes y las universidades. Cuidado con las posturas tendenciosas y amañadas; tengan criterio propio sin perder de vista la misión y la visión real y la génesis del Derecho Notarial y de la función pública notarial.

    Responder
    • María Auxiliadora Agüero Barboza • 07 septiembre, 2013

      Concuerdo con sus observaciones. No apruebo que los notarios tengan que aprender a realizar procesos sucesorios en sede notarial casados con tesis civilistas que demandan la protocolización para actuaciones que no tienen efectos inscribibles. Si quieren hacer de conocimiento esa tesis a sus estudiantes, también enséñenles a pensar y analizar la que dispone el Código Notarial.

      Responder
  7. Lic. Rafael A. García Salas. • 06 septiembre, 2013

    Colegas: Por favor revisen la redacción de sus comentarios. La puntuación es elementalmente necesaria.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG