POWERED BYmaster lex

Un error común en los sucesorios notariales

Los procesos sucesorios en sede notarial son cada vez más frecuentes en la práctica  diaria de los fedatarios.    El ahorro en tiempo y dinero que suponen para las partes interesadas ha provocado un incremento acelerado en los últimos años.

Agradecemos al Dr. Herman Mora su interesante comentario sobre uno de los actos principales de este procedimiento.  Lo transcribimos a continuación para su mejor conocimiento:

———————————————————————————————————————————————————————-

«Por haberlo escuchado un torrente de ocasiones, es que no puedo dejar de referirme a un error de dimensiones dramáticas, que no hemos sido capaces de advertir y puede provocar problemas importantes.  Me refiero a la solicitud de rogación en un proceso sucesorio; es decir aquel instrumento mediante el cual el notario adquiere su competencia.  Tal instrumento es una escritura pública no un acta, pese a establecerse de esa forma en el párrafo tercero del artículo 130 del Código Notarial:

 » La intervención del notario deberá ser requerida en forma personal y esta gestión se hará constar en un acta, con la que se iniciará el expediente respectivo. Otras intervenciones podrán realizarse por escrito; pero, el notario será siempre responsable de la autenticidad de toda actuación o presentación que se formule ante él.”

Esto repito es un error. Un acta notarial, es un instrumentos público donde se hace constar un hecho, situación, evento, suceso o acontecimiento del cual el notario da fe por haberlo tenido a la vista, es decir, por haber acontecido en su presencia. Puede ser firmada o no por los requirentes. Normalmente se realiza fuera de la oficina, más bien en el “lugar de los hechos”, y puede tener una dilación, (dado lo dinámico que el evento puede resultar) hasta de 24 horas.

En la escritura pública, hay comparecencia, hay declaración de voluntades, para crear, modificar cancelar, declarar, extinguir una situación o hecho jurídico. Requiere más bien la unidad del acto notarial.

En la escritura pública, el Notario redacta, en el acta el Notario narra; narración que debe de estar lo más apegada posible a la realidad. El acta es el instrumento público en el cual el escribano relata los hechos ocurridos en su presencia, imprimiendo su fe en cuanto a la verdad de aquello que expresa, que le consta por haberlo así apreciado por sus sentidos.

Tal error ha sido inadvertido incluso por las autoridades notariales. Sin embargo es aplicable aquí, aquella atinada nota de Sanahuja, en su tratado de Derecho página 9, al referirse a las actas, haciendo mención a la imprecisión de los términos y diferencias entre acta y escritura, dice:   «… pero al igual que el instrumento público es escritura o acta, según lo que realmente sea y no según haya sido denominado por el autorizante, también la ley habla a veces impropiamente de acta para referirse a una verdadera escritura.»

Tal es el caso de lo señalado en el art. 130 transcrito.   No es correcto que establezca que la intervención del Notario será requerida de manera personal a través de un acta notarial.  Es un contrasentido.

Hay que reconocer que lo anterior fue admitido por el diputado Villanueva Monge y el suscrito en su oportunidad, es decir luego de la aprobación del Código Notarial.»   (Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas.  Experto en Derecho Notarial.  Coredactor del Código Notarial.  Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana.  Profesor universitario en varias universidades de América Latina)

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

8 de 33 Comentarios

  1. LIC. PATRICIA ALFARO • 06 septiembre, 2013

    El artículo 130 del Código Notarial en lo que interesa dice: «Artículo 130.- Procedimiento

    Las actuaciones de los notarios serán extraprotocolares. Se exceptúan los actos o contratos que, como consecuencia de los asuntos sometidos a su conocimiento, deban documentarse en esa forma para hacerse valer en las oficinas públicas; además lo que disponga en contrario este código o cualquier otra ley…»

    Me parece que muchos solo leen la parte de que las actuaciones son extraprotocolares, pero no están leyendo lo que se indica a continuación, hay excepciones que la ley impone y una de ellas son las ACTAS NOTARIALES, las cuales por disposición del mismo Código Notarial SON PROTOCOLARES. Ver art. 80 del Código Notarial. Otro ejemplo es lo que dispone el artículo 947 del Código Procesal Civil, ya que por mandato de ley debemos de seguir las disposiciones de la norma procesal, EL INVENTARIO Y EL PERITAJE EN UN PROCESO SUCESORIO TESTAMENTARIO TRAMITADO EN VIA NOTARIAL DEBEN DE PROTOCOLIZARSE. Solo se da en caso de procesos testamentarios porque la norma así lo exige.
    Estos son tres ejemplos de la excepción contenida en él artículo 130, donde se indica que las actuaciones son extraprotocolares. Para evitar nulidades futuras protocolicen este tipo de documentación que está expresamente indicada en la ley con esta formalidad de ser protocolizada-.

    Responder
    • María Auxiliadora Agüero Barboza • 07 septiembre, 2013

      Patricia, jerárquicamente, el Código Notarial es la Ley Marco, y el CPC supletorio a esta. En sus observaciones omite el análisis jurídico que expresa con claridad nuestro CN al decir que solo serán actos protocolares aquellos con efectos inscribibles, de manera que la norma es expresa y no se debe recurrir a la supletoria.

      Responder
  2. GUILLERMO SANDI • 06 septiembre, 2013

    Con todo respeto a los comentarios hechos, pero NO HAY NINGÚN ERROR NOTARIAL si la solicitud fue hecha extraprotocolarmente, ese escrito es el que abre el expediente notarial. Todas las actuaciones son extraprotocolares.

    Solo se hace protocolarmente, lo que según cada ley especial lo estipule, de acuerdo con el proceso que se esté llevando a cabo.

    Por lo tanto, parece que esos procesos, que se llevaron a cabo sin que se haya hecho la solicitud o rogación protocolarmente están a derecho

    Responder
  3. Eduardo Alfaro Ramos • 05 septiembre, 2013

    No sé cuál es el deseo de complicar las cosas. DE CONFORMIDAD CON LA LEY basta con que no haya menores ni incapaces entre los interesados y que TODOS estos firmen la petición al noario para que este empiece, tramite y fenezca el sucesorio.

    Responder
  4. michelle garcia • 05 septiembre, 2013

    Otra consulta, que pasa con todos los procesos sucesorios en vía notarial de hoy para atrás que iniciaron con un acta EXTRAPRTOCOLAR, que hacemos. Se que no se puede llorar sobre la leche derramada, ni que errores corrigen otros. Que por favor el Licenciado Mora nos aclare esto?

    Responder
  5. michelle garcia • 05 septiembre, 2013

    Disculpen el comentario, pero comparto lo que dice la Lic. Maria Mora. Mis respetos al Lic, Herman Mora, pero a veces me parece que se jacta de ser co redactor del Código Notarial y no encuentro otra codigo con mas contrariedades que éste. Ahora con éste comentario no se que busca, como confundir a alguna mente reducida. El articulo 130 del Cnotarial dice…….»Las actuaciones de los notarios seran extraprotocolares». A mi buen entender es un acto extra protocolar, porqué están hablando de escritura publica. Obviamente y ni se discute que la protocolizacion de piezas si es una escritura publica. Años después sale diciendo»Tal instrumento es una escritura pública no un acta, pese a establecerse de esa forma en el párrafo tercero del artículo 130 del Código Notarial:» , usted redacto ese articulo, POR FAVOR CON TODO RESPETO ACLARE, CON DOS SIMPLES PALABRAS ES O NO PROTOCOLAR?

    Responder
  6. 007 • 05 septiembre, 2013

    Me da verguenza ajena con el señor Mora; la arrogancia y altivez ni siquiera las disimula; y ahora no tiene empacho en recordarnos que es artífice y coautor de las barbaridades que contiene el Código Notarial. Bien afirma el señor Sandi, un acta es un acta, y un acta notarial es una acta notarial, y una actuación extraprotocolar es una actuación extraprotocolar; no se necesita hacer mucho esfuerzo para comprender eso. Si el legislador hubiera querido que la rogación del inicio del procedimiento sucesorio constara en un instrumento público cualquiera que fuera su naturaleza, habría dotado esa etapa en forma expresa de esa solemnidad; suficientes abogados hay en el congreso para haber advertido ese espíritu y consignarlo directamente; NO CABE DISTINGUIR DONDE LA LEY NO DISTINGUE; el artículo 130 CN es meridianamente claro y expreso, TODAS las actuaciones son extraprotocolares, y ese mismo artículo estipula la excepción, y la rogación inicial no está contemplada bajo la formalidad Protocolar. La función notarial es potestad pública Estatal delegada, para atender en forma célere un asunto de altísimo interés público; la intromisión Protocolar encarece al usuario el servicio Estatal delegado en el Notario; nada impide que se haga en forma Protocolar pero ello no da derecho a incrementar los honorarios porque el proceso esta previsto justamente en forma extraprotocolar, entre otras ventajas por la economía procesal. Claro, por mezquino interés económico es muy conveniente comulgar con la postura del artífice de este entuerto, pero es tan ILEGAL como defectuoso que les quedó el CN.

    Responder
  7. Lic. Dagoberto Quesada • 05 septiembre, 2013

    Deseo Advertir que los errores de una ley solamente se pueden y deben corregir con otra ley, lo contrario sería invadir la esfera de acción del legislador y eso es más grave aún así que agradezco Lic. Silvia le de la publicidad necesaria a este comentario.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG