POWERED BYmaster lex

Tribunal español obliga a inscribir traspaso otorgado en Alemania ante notario alemán

El Dr. Herman Mora Vargas nos remitió atentamente un interesante fallo emitido en la ciudad de Madrid por el Tribunal Supremo:  Sala de lo Civil y que está dando mucho de qué hablar entre los estudiosos del Derecho Notarial.

Puede conocerlo haciendo clic sobre la siguiente liga:   JURISPRUDENCIA ESPAÑOLA

Transcribimos a continuación la reflexión del Dr. Mora sobre el fallo:

«No sé si se trate de un hecho único, pero si creo que no ha existido un precedente tan claro y trascendente.  Hace pocos meses, el Tribunal Supremo. Sala de lo Civil español, declaró sin lugar el recurso de casación interpuesto contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, que ordenaba la nulidad de la resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado, mediante la cual se rechazaba la inscripción en España, de un documento notarial autorizado por un notario alemán.

El tema de fondo que se analizó fue si podía o no tener acceso al Registro de la Propiedad español, la compraventa de un inmueble ubicado en España, formalizada ante un notario alemán  por un vendedor y comprador alemanes no residentes en España, una vez que se cumpliera el trámite de la apostilla.  Se trata pues de un caso de lo que se ha dado en llamar: «Tráfico inmobiliario infracomunitario».   Surge, entre muchos cuestionamientos, la discusión sobre la idoneidad para producir efectos jurídicos de un documento otorgado en un país diferente al que se inscribe, con valor suficiente como título traslativo de dominio.

Entre los argumentos en pro de la inscripción del documento alemán en el Registro Español, se señala  la equivalencia entre la forma del documento público notarial alemán y el documento público notarial español , por lo que carecería de sentido la exigencia de volver a escriturar sobre el mismo negocio ante un notario nacional,  siendo dicho requisito, como una reiterada  exigencia y una duplicidad innecesaria. Dice así la Cámara “… significa la imposición de una limitación a la libertad de trasmisión de bienes, en cuanto a su plenitud de efectos, que no resulta justificada en el estado actual de los ordenamientos comunitario y español”.

Los que se oponen a la inscripción, concretamente el registrador a cargo del documento, cuya calificación fue confirmada por la Dirección General de los Registros y del Notariado de Santa Cruz de Tenerife, y el Abogado del Estado, resumen su posición  alegando que “no se considera adecuado para acceder al Registro de la Propiedad Español al carecer de fuerza plena legal en España y por ser el sistema español de trasmisión por contrato de la propiedad y demás derechos reales muy diferentes del alemán.”    Es decir que  no cuenta un documento extranjero con fuerza ejecutiva para inscribirse en un país diferente al que se otorgó, tal y como lo comanda el artículo 4 de la Ley Hipotecaria española. Consecuencia de ello, los documentos públicos notariales deben ser otorgados con las solemnidades mínimas que se le exige al Notario Español.   Añade:   «…  el documento alemán es solo un contrato sin fuerza ejecutiva, dado el sistema imperante en ese país. Además el notario alemán no estaría en la posibilidad de conocer, lo que aquí nos hemos dado a llamar los cuidados pre escriturarios, es decir las condiciones impositivas, aquellas exigencias  propias del ordenamiento territorial, por no decir solo los estudios de registro del inmueble.»   No se mencionan, estratégicamente,  aspectos como los relativos a la soberanía, siendo, como se sabe, que la función notarial implica un profundo acervo y raíz a la nación que lo acoge, ya que como desdoblamiento de una función estatal, el Notario no solo está contenido en un país, sino que en muchas ocasiones sometido a un territorio, debiéndose a las leyes de dicho país o circunscripción.

Desde un punto de vista humanista, la sentencia entrevera la posibilidad de tráfico universal de documentos:  ¿Un preámbulo a la universalidad del hombre? ¿A la eliminación añorante de las fronteras? La verdad no lo creo, pero si es un hito.  Lo bueno y lo malo que sucede en Europa con frecuencia arriba a nuestros países. Las cosas están cambiando eso hay que entenderlo. Mas es cierto que si siempre caminamos lo que hemos andado, nunca llegaremos más largo que donde hemos llegado.    Agradezco al distinguido señor Roger Pettersen, prolijo notario, investigador y tenaz jurista,  por suministrarme el dato al que me refiero. Bueno en otra oportunidad ampliaré sobre otros temas.   Agradeciendo su infinita paciencia, se despide. Herman Mora.»

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Master Lex no hace necesariamente suyas, las opiniones o comentarios que se publican 
en este foro. Se ofrece el espacio como un servicio más a nuestra comunidad de suscriptores.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

7 de 9 Comentarios

  1. 007 • 30 abril, 2013

    A Gerardo Camacho y todos, mucho cuidado, hay suspensión de notario dictada por el Tribunal de Notariado, por autorizar actos que deben inscribirse en el exterior, concretamente puede verse Voto 171 del 8 de setiembre del 2055, precisamente por autorizar un traspaso en Costa Rica de propiedades inscritas en Nicaragua, no se puede olvidar que el notario solo puede hacer lo que expresamente le está permitido cual función pública que es y debe cuidar separar ello de la autonomía de la voluntad de las partes que rige el derecho privado, PRECAUCIÓN.

    Responder
  2. Rolando Brenes Vindas • 29 abril, 2013

    Es razón suficiente para sancionar a un notario costarricense la no inscripción de al menos una escritura que tenga incidencia en el régimen jurídico de un bien inscrito en un Registro Público; entonces, el riesgo de otorgar una escritura que no logre inscribirse ante un registro extranjero, simplemente es alto, y ahí sí tendrían competencia los órganos nacionales para sancionar. Por otra parte, ¿qué ocurre si estas escrituras otorgadas en el extranjero son medio para el fraude? Caso extremo dónde será muy difícil tener en claro el sistema jurídico de cada país que defina el reclamo de responsabilidades. Luego, contamos, pareciera, con la obligación de acudirse ante el cónsul costarricense, o ante un notario costarricense actuando en el extranjero (competencias entre ambos que no quedan aclaradas por la DNN o CSN pese a que se ha dispuesto que sí existe delimitación).

    Responder
  3. EDGARDO CAMPOS • 29 abril, 2013

    La sentencia que nos facilita el colega Mora hay que enmarcarla dentro de una realidad de derecho muy distinta a la que nos rige. Las normas del Derecho Comunitario son de aplicación obligatoria para el Juez nacional por ser parte del acervo jurídico de la Unión Europea. Han sido múltiples las resoluciones que se han acogido por parte de Tribunales nacionales europeos obligando a respetar las reglas comunitarias vigentes y entre ellas se pueden citar aquellas que atañen al tráfico de mercancías en temas aduaneros. El territorio comunitario europeo presupone la existencia de cuatro libertades: libre circulación de personas, de capitales, de servicios y de trabajadores. Enmarcado así este asunto, me parece que la resolución -como claramente lo dice su texto- debe ser interpretada no como un avance hacia una universalización de los servicios notariales, sino más bien como parte del cúmulo de obligaciones existentes para los Estados miembros de la UE (en este caso de España) de no imponer limitaciones al libre tráfico de bienes por un trato diferenciado en la nacionalidad entre sujetos intervinientes. Dentro de la UE, para todos los efectos, da igual que un acto notarial lo realice un notario italiano a otro francés y ningún Estado- parte puede negarse a darle validez y eficacia al documento así constituido sin exponerse a que un órgano supranacional de Justicia lo sancione.

    Responder
  4. Marcela • 29 abril, 2013

    Señores ya hay un caso que se pretende inscribir en CR en RN de escritura otorgada ante Notario español solo apostillada. Si eso se permitiera muchos de sus clientes europeos harían sus negocios con los Notarios de sus países. El asunto está en estudio, no es ciencia ficción. Yo claro no estoy de acuerdo en que sea aplicable a CR.

    Responder
  5. Lic. Dagoberto Quesada • 29 abril, 2013

    No se debe usar para ninguna conclusión en nuestra Nación o en nuestro ámbito jurídico, pues esto toca un punto que nosotros no poseemos y es el tema comunitario. Con todo respeto se aventuraron al poner esto como ejemplo pues no encaja en nuestros sistema y no aplica para casos que no estén dentro de la Unión Europea cuidad. Y en todo caso demuestra solamente una cosa, el camino del formalismo extremo no ayuda a la integración, globalización y universalización. No hay que perder de vista para donde camina el mundo, pues nos podría pasar lo del cangrejo.

    Responder
  6. Juan Antonio Mora • 29 abril, 2013

    La sentencia de mayoría no me parece ajustada a las normas Españolas, pero es voto de mayoría. El documento que se abre con el link que se aporta en esta página, no está bien compaginado, la pg. 6 está al final, de forma que no se comprende bien el texto de la sentencia hasta que uno se percata de ese error.

    Responder
  7. Lic. Gerardo Camacho Nassar • 29 abril, 2013

    Excelente decisión del Supremo. Recuerdo al respecto un caso que atendí hace ya muchos años en que se otorgó en mi oficina una escritura pública a solicitud de ciudadanos nicaragüenses sobre un inmueble localizado en Nicaragua. El documento se consularizó y el Registro nicaragüense lo inscribió sin problema alguno. Incluso lo calificaron y pidieron una aclaración sobre la localización del terreno. Se hizo la razón notarial y lo inscribieron.
    Si los documentos notariales se autentican o apostillan debidamente, y además cumplen con los requisitos del país de destino, no encuentro razón alguna para que los registros no los inscriban. Esto facilitaría el comercio de bienes por lo menos en países con sistemas registrales y notariales similares.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG