POWERED BYmaster lex

Sobre el caso reciente del matrimonio de dos mujeres

Se ha comentado mucho en estos  días sobre el otorgamiento notarial de un matrimonio entre dos muchachas.  Del Tribunal Supremo de Elecciones nos hicieron llegar la resolución que corrigió el error en la inscripción del nacimiento de una de ellas, para que se lea correctamente que es de sexo femenino y no masculino.  (VER RESOLUCIÓN)

Aunque también lo solicitamos, no hemos obtenido copia del acuerdo o la directriz que sirvió de base para eliminar, de la base de datos del Registro Civil, la indicación propiamente del matrimonio, pues tenemos entendido que la anulación del mismo correspondería ser ordenada por un juez de familia.

Igualmente estaremos atentos a cualquier resolución por parte de la Dirección Nacional de Notariado relativa al actuar del Lic. Marco Castillo, como nos ha sido solicitado por varios estimados suscriptores interesados en conocer sobre la eventual responsabilidad notarial por el otorgamiento de un acto de esta naturaleza.

El Dr. Herman Mora nos ha hecho llegar su reflexión muy personal sobre el tema, la cual nos permitimos transcribir para el conocimiento de los interesados:

—————————————

«Algunas veces tengo la tendencia a llamar a alguien testarudo, por la simple razón de que no piensa como yo. He aprendido que las mejores relaciones, tienden a ser las más respetuosas. Creo en la libertad de las personas en el tanto no perjudiquen a otros. Creo que en Costa Rica debería ser admisible la posibilidad legal de que personas del mismo sexo pudieran contraer matrimonio, (no hay duda que llegará a ser.) Respeto el derecho que tienen las personas que se oponen al matrimonio de contrayentes del mismo sexo, acepto que estas personas, que se oponen, no se casen. Sin embargo creo que no deberían de boicotear a que otros lo hagan, creo que no tienen ese derecho.

Sin embargo, me opongo y considero que es una actuación incorrecta la del Notario Marco Castillo al haber efectuado el matrimonio de dos personas del mismo sexo. Me inspira más pensar que fue en una conspiración; que un error que acarrea una casualidad; el hecho de que una de las contrayentes fuese de sexo femenino, pero inscrita como varón (lo que ocurre en el Registro escasísimas veces) Pareciera de ese modo una profecía auto cumplida. Lo que repito, cuesta creer.

Sin embargo, se debe hacer énfasis que el Notario está para dotar se seguridad y cumplir la ley, no para ser su ruina. No basta con indicar que la compareciente estaba inscrita como varón, con ver su apariencia se nota que no lo es.

Les deseo a la joven pareja una vida plena y feliz. Muy posiblemente el asunto será tramitado ante el Juzgado Notarial, donde yace su competencia. Me abstengo de vaticinar un resultado. Pero repito, en mi personal opinión, el notario debió de abstenerse de oficiar la ceremonia, ya que aunque, vislumbro eso cambiará, en Costa Rica es legalmente imposible el matrimonio entre personas del mismo sexo (artículo 14 inciso 6) del Código de Familia)

Pienso que en unos años (no muchos) nuestros hijos dirán: “Todavía en Costa Rica en el 2015, era prohibido el matrimonio entre personas del mismo sexo.  – Como si se refirieran a la esclavitud o a la prohibición del sufragio femenino. Pero la verdad es que de momento no se puede realizar dicho instrumento en esas condiciones.

Creo que hay un clamor, un llamado para modificar la legislación admitiendo ese tipo de uniones. Creo que es injusto que una minoría opositora, que no respeta, se imponga sobre la decisión de como quieren otros vivir su vida en pareja. Sin embargo, de momento y como notarios debemos de abstenernos, así simplemente no hacerlo, en lugar de buscar explicaciones legales poco convincentes.

Finalmente, viendo los noticieros, conviene aclarar que esto es un tema de Notarios, en el que el Colegio de Abogados no tiene ninguna competencia, sino más bien el Juzgado Notarial.» (Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas. Experto en Derecho Notarial. Coredactor del Código Notarial. Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana. Profesor universitario en varias universidades de América Latina)

 

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

9 de 10 Comentarios

  1. GILBERT • 23 noviembre, 2015

    FE ERRATAS: pais

    Responder
  2. GILBERT • 23 noviembre, 2015

    » … y creo Dios al hombre, a su imagen, a imagen de Dios lo creo; VARÓN Y HEMBRA los creo, y los bendijo Dios y les dijo: FRUCTIFICAD Y MULTIPLICAOS …» La Biblia Libro de Génesis 1: 27 y 28.
    No se puede cambiar el orden Divino establecido, seria el fin de la humanidad. Si la familia es la base del estado ¿ Como dos sujetos del mismo sexo van a procrear ??. Soy de esa mal llamada «pequeña minoría» concepto muy subjetivo, pero que en realidad en nuestro pis somos la inmensa mayoría, y estamos obligados a respetar la ley gustemos o no. Simplemente el matrimonio entre personas del mismo sexo no existe en nuestro País.

    Responder
  3. Mario Villalobos Campos • 17 noviembre, 2015

    Me parece que la reflexión del Dr Mora no aportó absolutamente nada al enriquecimiento de éste tema. Me desilucionó muchisimo su comentario, falto de profundidad, superficial o como decía Dn Alberto Cañas » palanganas «.

    Responder
  4. MARIA LOURDES • 12 noviembre, 2015

    Siempre y digo siempre he respetado y me gusta como piensa el Lic. Mora dejando de lado su narcisismo, pero ese comentario » Creo que es injusto que una minoría opositora, que no respeta, se imponga sobre la decisión de como quieren otros vivir su vida en pareja.», minoria opositora, cree usted que las opiniones de las personas en este pais es minoria, que comentario señor Mora mas iluso, segurisima usted no lo escribio.

    Responder
    • Víctor • 13 noviembre, 2015

      En esta situación del matrimonio de dos mujeres, se deben de respetar todas las opiniones, si nos gustan bien y si no, pues también. El «matrimonio» celebrado por el colega Castillo, NO EXISTE LEGALMENTE, es importante que todos los notarios y todas las notarias, entendamos que, aunque no nos guste lo que indica la ley, debemos de respetarla, y no asumir una posición subjetiva ante un caso como el que está en boca de mucha gente.Es simple, en Costa Rica, al día de hoy, NO EXISTE MATRIMONIO entre personas del mismo sexo, por tal razón, mientras la ley no sea modificada, se debe de acatar y punto.
      Que más adelante el asunto cambie, pues bien, entonces se podrán celebrar ese tipo de matrimonios, pero de momento no.
      Me parece que utilizar este espacio para reclamar las diferentes posturas de los colegas, no es el más adecuado. Es un espacio de opinión y mejor si es bien fundamentada. Es importante mencionar, y es mi opinión personal, y aunque no comparta ese tipo de uniones ni me guste el término de «matrimonio» en parejas del mismo sexo, que se respete la vida de esas personas a decidir cómo quieren vivirla, es la de ellos, no la mía, son seres humanos iguales a cualquiera de nosotros, y mientras su unión a mí no me afecte, que hagan con su vida lo que mejor les parezca, son libres de hacerlo y quien soy yo o cualquier otra persona para juzgarlos.

      Responder
  5. Vilma Camacho • 11 noviembre, 2015

    A mi juicio, el notario que falte a su deber de verificar todos los detalles antes de realizar un acto notarial, comete un grave atropello a la ley, la cual debe ser respetada en todos sus extremos y más bien el profesional debe ser garante de su fidelidad a la legislación. Nada ni nadie debe estar por encima de la ley y en este caso, no existía ni siquiera duda de que lo que se estaba cartulando contenía un grave hecho antijurídico. Si nos ufanamos y enorgullecemos de vivir en un país de derecho, los profesionales en la materia debemos ser los primeros en defender y respetar el bloque jurídico que nos rige y no buscar el uso de la legislación solo si nos conviene.

    Responder
  6. Alexandra Loría Beeche • 11 noviembre, 2015

    El comentario es incoherente al decir: «Respeto el derecho que tienen las personas que se oponen al matrimonio de contrayentes del mismo sexo» sin embargo luego nos compara –yo me opongo al matrimonio homosexual– con los exclavistas y los machistas. Vale que nos respeta, que tal si no lo hiciera! (sarcasmo)

    Responder
  7. jotajota • 11 noviembre, 2015

    Muy interesante la opinión, es muy posible que el notario no actuara como notario (sino como héroe), a pesar de el error registral, más valor aun que respetar la ley, se tiene cuando se irrespeta la misma para buscar justicia, como podría ser el caso actual, si las personas, profesionales o no, no transgreden de vez en cuando con justa causa la ley vigente, probablemente todavía las mujeres no podrían votar o estaríamos cosechando algodón esclavizados, aquí en Costa Rica. Me parece muy justo que este notario no solo no sea castigado, sino que si algún otro quiere emularlo que lo haga, ya que estos hechos traen al tapete el tema discriminante de que no todos los seres humanos son iguales ante la ley.

    Responder
    • Fernando Castro Esquivel • 11 noviembre, 2015

      El notario no está para ser «héroe».

      No me alcanza la formalidad de está página para expresar mi calificación sobre la celebración de este matrimonio, pero sí puedo decir que el colega fue cegado por su obsesión, sea esta correcta o incorrecto, moral o inmoral; aconsejó mal a las muchachas y ahora tiene un proceso penal encima.

      Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG