POWERED BYmaster lex

¿Pueden los notarios autenticar sus propias firmas?

El Consejo Superior Notarial resuelve esta interesante consulta sobre documentos que el Notario firma para trámites propios,  y que requieren de  autenticación notarial.    ¿Es necesaria la autenticación de dicha firma por otro colega o puede pensarse que la firma del notario es auténtica por sí misma?

En su acuerdo 2015-016-012 el CSN estableció lo siguiente:

» a) Que no existe una norma que haya instaurado una presunción de autenticidad de la firma de un ciudadano que ostente la condición de Notario Público.

b) Cuando el notario actúa ejerciendo su función se presume la veracidad y autenticidad de su firma, en virtud de la fe pública que ostenta.

c) La Dirección Nacional de Notariado es competente para autenticar la firma de los Notario Públicos, solamente cuando la misma se haya consignado en el ejercicio de la función notarial.

d) Los artículos 34 y 111 del Código Notarial, no establecen limitación alguna con relación al sujeto a quien el Notario puede autenticar la firma.

e) Es posible que el Notario Público autentique su propia firma en los documentos privados suscritos en su condición de ciudadano al darse los presupuestos de los artículos 6,34, 36 y 111 del Código Notarial, en virtud de no existir prohibición para ejercer tal actuación, ya que de conformidad con la jurisprudencia disciplinaria notarial y la posición de la Dirección Nacional de Notariado, la prohibición del inciso c) del artículo 7 del Código Notarial, es aplicable solo en los casos en que exista comparecencia de parte y expresión de voluntad, lo cual no ocurre en la autenticación de firma.

f) No existe prohibición para que el notario autentique su propia firma en los documentos privados suscritos en su condición de ciudadano, de conformidad con los artículos 6, 34, 36 y 111 del Código Notarial.

g) Acuerdo firme.»

Nos preguntamos cómo sería la razón notarial de autenticación de la firma del propio notario, la cual evidentemente tendría que plasmarse en el respectivo papel de seguridad notarial según lo exige la Ley y cumplir además con el pago de los ¢250 colones de timbre de Colegio de Abogados.

En nuestra humilde opinión, la leyenda podría ser algo como lo siguiente:

El suscrito Notario Público,  …, hace constar que la firma que antecede, perteneciente a sí mismo, es auténtica, por lo que en fe de ello, estampa su sello blanco y firma nuevamente con su rúbrica, la cual se encuentra inscrita en el Registro Nacional de Notarios, y es plasmada por su puño y letra al momento de realizarse el presente acto. (Ciudad) , …   del mes de …  de dos mil quince.

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

7 de 22 Comentarios

  1. CENTINELA CRC • 05 septiembre, 2015

    La Ley Orgánica del Colegio no dice NADA de eso que apunta Arnoldo. Es en el artículo 29 del Reglamento Interior del Colegio de Abogados; reglamento de por demás decirlo, y contextualizado para ABOGADOS no para Notarios. Que tal si un JUEZ NOTARIAL nos diera la opinión para no meter la pata. Recordemos que los Jueces tienen independencia de criterio y sin importar lo que diga la DNN podrían aplicarnos sanciones sin valoran que la DNN produce normativa ilegan. TAL VEZ UN JUEZ NOS PUEDA HONRAR CON SU SABIDURIA Y OPINION.

    Responder
  2. Arnoldo Segura Santisteban • 04 septiembre, 2015

    Creo que la firma de un notario es auténtica pero por otras razones. Ciertamente el notario debería actuar amparado en el principio de legalidad, según lo dejó entrever el Consejo Notarial en el pronunciamiento referente a la imposibilidad de los notarios de celebrar remates. No en el de autonomía de la voluntad que ahora contradictoria, pero convenientemente, utiliza. La razón jurídica que sustenta la autenticidad de la firma de un notario se encuentra en el decreto ejecutivo que reglamenta la ley orgánica del Colegio de Aboga@s de CR. En él existe una norma que señala que la firma de los procuradores en juicio y lo bachilleres en derecho se presume auténtica. Eso nos lleva a concluir que si la firma de ellos se considera auténtica, con mayor razón lo es la de los abogados, y siendo que en nuestro medio para ser notario se debe ser abogado, entonces la de aquellos (automáticamente) también lo será. Creo que la razón podría decir algo así: «La firma que antecede es la mía, por sí auténtica. En fe de lo anterior impongo mi sello blanco que es el que se encuentra debidamente registrado en la Dirección Nacional del Notario, en donde también consta el registro de mo firma…

    Responder
  3. Vinicio Zamora Chaves • 04 septiembre, 2015

    Pienso igual que los Colegas Picado y Otárola: si podemos autenticar como Notarios nuestras propias firmas, por qué no poder certificar asientos de sociedades en las que estemos fungiendo como apoderados, socios y/o directores? En ese caso, estaríamos también autorizados para certificar copias de documentos propios, por ej. de títulos académicos, o de documentos personales.

    Responder
  4. Sofía Otárola • 04 septiembre, 2015

    Pienso igual que el Lic. Picado, si los notarios estamos autorizados para autenticar nuestras propias firmas, por qué no podríamos certificar asientos de sociedades en las que aparezcamos como directores, apoderados o socios? Se trata de los mismos argumentos que ahora se utilizan para permitir la autenticación de firmas por el propio notario: en una protocolización de acta no comparece parte alguna, ni se da expresión de voluntad .. el Notario simplemente se limita a hacer constar – con vista en algo – la existencia de un acta. Me gustaría saber qué opina el CSN de esta argumentación.

    Responder
  5. Juan Edgar Picado • 04 septiembre, 2015

    Tengo una consulta que quisiera poner en el tapete de la discusión…porquè no podemos nosotros certificar como notarios nuestras propias personerìas ? Sean aquellas en donde aparecemos como representantes legales ( presidentes, gerentes, vicepresidentes, secretarios, tesoreros etc. ) de compañías, ya sean nuestras ( su capital social ) o de terceros ( aparecemos como representantes pero el Capital Social pertenece a otros ) ? Podemos hacerlo ya con respecto a parientes y el Tribunal Notarial ya ha sentado varias jurisprudencias al respecto, pero no nos permiten hacerlo en esa situación que apunto.
    ¿Por què hemos de pensar que en tratándose de LO NUESTRO, vayamos necesariamente a cometer alguna arbitrariedad…en ese caso la cometeríamos màs con bienes de terceros que están a nombre de compañías que con lo nuestro. No suena absolutamente lógico ?

    La certificación notarial ha de ser como una cámara fotográfica…retrata exactamente lo que pasa en su » lente intelectual «, y no tiene que verse desfigurada esa fotografía cuando estemos en presencia de escenas propias…!

    Un ex-Director de la Dirección de Notariado me dijo que yo tenía razón pero que enviara la consulta…prefiero hacerla a través de la eficiencia de Master Lex …!

    A muchos Notarios se nos facilitarìan las cosas si pudiésemos confeccionar » nuestras » propias certificaciones.

    Ahí les dejo esta inquietud…! Cordiales saludos !

    Responder
  6. CENTINELA CRC • 03 septiembre, 2015

    Es lamentable que del Consejo Superior Notarial salgan esos criterios. La consulta ha sido resuelta sobre el principio de la autonomía de la voluntad de las partes que rige el derecho privado conde lo que no está prohibido sí está permitido; cuando lo correcto según las buenas prácticas notariales propias de una potestad pública delegada que se rige por el principio de legalidad es que el notario solo puede hacer lo que expresamente le está permitido, y la autenticación de su propia firma no lo está. Es llamativo, el mismo Consejo resuelve contra los propios Lineamientos Deontológicos: Probidad, Imparcialidad, Transparencia.

    Responder
  7. Christophe Baron • 03 septiembre, 2015

    No estoy de acuerdo porque me parece contrario al deber de imparcialidad que rige todas las actuaciones de los Notarios

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG