Sobre la propuesta que indica que los enteros de timbres son imprescriptibles

Compartir   

Se publicó el pasado 8 de junio en La Gaceta, la convocatoria a todos los interesados en formular observaciones al Proyecto de Resolución de la Dirección General de Tributación denominado:  «Base imponible y vigencia de timbres fiscales en estampilla o del entero de pago de timbres fiscales”, contando para ello con un plazo de diez días hábiles que vence el próximo jueves.   Puede descargar el texto completo aquí.

Lamentablemente la redacción del documento, especialmente del artículo 3,  hace muy difícil comprender lo que se desea proponer. 

Copiamos textualmente a continuación numerales 2 y 3:

Artículo 2°. – Base imponible del timbre fiscal. A los efectos del cálculo del timbre fiscal, el mismo deberá cuantificarse sobre el valor nominal principal o el precio del documento, sin incluir el impuesto sobre el valor agregado. Asimismo, este impuesto deberá ser cancelado por las partes de forma proporcional, con la salvedad del Gobierno Central, quien por principio de inmunidad fiscal se encuentra exento de su pago.

Artículo 3°. – Vigencia de timbres fiscales o de enteros bancarios referidos a su adquisición. Dado que el Código Fiscal no establece un plazo de vigencia de los timbres fiscales en estampilla o del entero de pago de timbres fiscales, tomando se consideración lo dispuesto en el artículo 32 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios y en los artículos 272 y siguientes del Código Fiscal, en donde el legislador establece dicho tributo, cuyo hecho generador, lo constituye la emisión de los documentos allí señalados, en donde el sujeto activo es el Estado y el sujeto pasivo es el emisor de los documentos, cuya tarifa se establece en el artículo 273 del Código Fiscal y la base imponible está constituida por el valor nominal principal o precio del documento, en donde el impuesto puede ser cancelado mediante timbres fiscales en estampilla o del entero de pago de timbres fiscales, se considera que, al no existir una indicación contraria en la normativa que regula la materia, éstos no prescriben o pierden su vigencia, hasta que se puedan ligar a un hecho generador, bajo el razonamiento de que los timbres o enteros propiamente, son un medio de pago del tributo de un hecho generador futuro.

Agradecemos mucho al colega Casimiro Vargas este interesante comentario que nos hizo llegar sobre esta propuesta de resolución luego de que solicitáramos su opinión al respecto, dada su experiencia sobre el tema y otros artículos que ha publicado en este blog al respecto.   

…………………………………

 

«De lo que leo en el proyecto de esta resolución, se quiere con ella no sólo establecer que el IVA no forme parte de la base imponible del impuesto (lo que me parece correcto), sino también y principalmente aclarar que los timbres o el pago de entero de timbres no prescriben ni pierden su valor con el tiempo.

Según parece, algunos funcionarios no aceptan los enteros de timbres cuando son de vieja fecha. Por ejemplo: Alguien pagó timbres por un acto o contrato que al final no se ejecutó y entonces le quedó el entero sin utilizar, (sea, sin relacionar con un hecho generador concreto. Así pues, todavía sería lícito utilizarlo para otro acto o contrato). Tal vez meses o años después otorga un acto similar y entonces decide utilizar ese entero que no se ligó a ningún hecho generador hasta ese momento. Pero como el entero fue pagado tal vez uno o dos años antes del acto (o incluso más tiempo antes), los funcionarios públicos se niegan a aceptarlos por ser tan viejos en relación con el acto o contrato otorgado.

Lo que al parecer la Administración pretende con esta propuesta es hacer ver a los funcionarios que no deben actuar de ese modo, pues no hay norma que haga perder vigencia a un entero o pago de timbres.

Al comprar un timbre en estampilla, por ejemplo, se está pagando el impuesto de un acto que se va a realizar más adelante. Si ese acto se realiza años después, el timbre no tiene por qué haber perdido su valor ni su capacidad de imputarse como pago del impuesto que el acto o contrato deba generar. De igual modo, al pagarse un entero de timbres en el Banco, puede ser por un acto futuro que se va a ejecutar o bien por un acto recién ejecutado. Así que tampoco el entero debería prescribir o perder su valor.

Me parece correcta la apreciación de la Administración Tributaria. Pero tampoco es totalmente desacertada la preocupación de los funcionarios que han querido rechazar estos enteros viejos.

Tal vez el problema aquí es que pasamos por alto lo establecido en el artículo 285 del Código Fiscal, el cual estableció un procedimiento para ligar el timbre en estampilla al hecho generador y hacerlo inutilizable para futuros actos mediante un procedimiento que ese artículo denominó como “de cancelación de timbre”. En efecto, dicha norma dice:

Artículo 285.- Todo sello de timbre que se adhiera en pago de impuesto, debe ser cancelado a fin de inutilizarlo para otro uso fiscal. Los timbres se cancelan firmando sobre ellos o sellándolos, según el caso.

Corresponde hacer la cancelación del timbre:

1º- En todo documento sujeto a registro, a la oficina que lo recibe para inscribirlo;
2º- En los cheques o giros expedidos por funcionarios públicos para el pago de sueldos o gastos, a la oficina encargada de pagarlos;
3º- En todo documento que no haya sido timbrado en la fecha de su expedición u otorgamiento, al funcionario que hace o ante quien se hace la fijación del timbre. Esto en cuanto a documentos no sujetos a registro;
4º- En los documentos o instrumentos públicos no sujetos a registro, al funcionario que los autoriza;
5º- En los documentos privados de contrato, a cualquiera de los contratantes; en los vales o pagarés, al deudor o al fiador; en las letras, al librador o al girado, y en los demás documentos privados, a cualquiera de los obligados. Cuando quien debe cancelar no sabe firmar, hará la cancelación la persona que en su nombre hubiere suscrito el documento.
6º- En los títulos al portador, al Agente de Policía o al Jefe Político del lugar en donde van a utilizarse. A este efecto, las boletas o billetes de entrada a espectáculos públicos y demás títulos al portador gravados, que hayan de ser puestos a la venta o a la circulación, deben ser previamente manifestados a la autoridad de policía del lugar, para que cele el pago del impuesto y cancele el timbre; y
7º- En los pedimentos de desalmacenaje de tabacos, al alcaide de la aduana

Las oficinas, establecimientos, comerciantes, funcionarios y particulares que usen sello, podrán estamparlo en vez de su firma de cancelación.”

A nivel registral sabemos que el asunto funciona bien porque el Registro Nacional creó un sistema excelente que liga el entero de pago de timbres a las escrituras públicas respectivas, con lo cual entero no puede utilizarse de nuevo; es decir, el Registro creó un sistema de cancelación de timbre conforme lo autoriza el articulo 285.1 antes transcrito. Pero eso no sucede en el caso de pago de timbres de contratos o actos privados, certificaciones notariales, autenticaciones de firma, etc. Conforme al artículo 285.4 transcrito, en este tipo de documentos corresponde cancelar el timbre a las partes (o al Notario Público), (entendiendo en este caso, por cancelar no el pago del entero, sino el de inutilizarlo para otros actos y ligarlo a un hecho generador específico y único). El problema con ese proceso de cancelación de timbre no es posible hacerlo para ninguna de las partes, pues se trata de un documento electrónico pagado en el sistema bancario. Entonces, en cuanto a pago de timbres en contratos o actos privados, se paga el timbre en el Banco, pero no se completa el citado proceso de cancelación e inutilización del timbre para otros actos o contratos. Debido a esto, todos hemos estado utilizando enteros de timbres pagados que en realidad no se han ligado a un hecho generador específico y que en principio no hay forma de hacerlo, pues en el caso de timbre en estampilla, una vez adherido y firmado por la parte, ya en principio queda inutilizado para otros usos. Pero en el caso del entero, como es un documento electrónico del que se pueden imprimir miles de copias, ninguna de esas copias es única e irreproducible como para que sea tomada como original que puede ser inutilizado en otros actos o contratos (como si lo es un timbre en estampilla) y en consecuencia no es aceptable tomar la firma de la parte sobre una copia del entero como medio de inutilizarlo cancelarlo o hacerlo inutilizable para otros usos.

Debido a lo anterior y a la decisión de pagar esos timbres mediante entero bancario, todos nos hemos acostumbrado a la idea de pegar una copia del entero, pero dicha copia no hace al entero en si irreproducible o imposible de utilizar de nuevo posteriormente en otro acto o contrato. No se completa pues el paso de cancelación de timbre establecido en el artículo recién transcrito.

Así pues, no sería de extrañar que algunos inescrupulosos paguen el entero de timbre una vez y lo utilicen en múltiples contratos o actos, con lo que se produciría una importante evasión fiscal. Sobre todo, si tomamos en cuenta que una vez pagado el entero en la página del Banco, el mismo se puede imprimir cientos de veces y no hay forma de controlar en cuántos contratos se han agregado copias del mismo entero. Ello no se daba con el timbre en estampilla porque el timbre en sí mismo es un único original que se pega al contrato y entonces no es posible utilizarlo en otros contratos.

Debería por consiguiente trabajarse en un sistema como el del Registro Nacional que de algún modo permita ligar enteros a contratos o actos específicos, haciéndolos inutilizables para otros. Ello podría conllevar a hacer un sistema informático algo complejo y caro. Pero también podría ser algo como modificar el sistema actual de pago de timbres para establecer un momento en que se da el pago del timbre y otro momento en el que se cancela el timbre y que lo haga inutilizable para múltiples actos. A manera de ejemplo-sugerencia: Se podría incluir un campo adicional en el entero bancario donde se haga constar la descripción general del acto o contrato que se tomará como hecho generador al que se liga ese entero. Esta casilla no necesariamente será llenada en el mismo acto del pago, sino que el usuario que haya pagado el entero, al tener la fecha, número de entero y digito verificador de este (y no ser hasta ese momento público), podrá con esos datos posteriormente ingresar y llenar ese campo con la descripción correspondiente, momento a partir del cual el entero quedará inutilizable para otros actos y ligado al hecho generador especifico. No puede establecerse que se llene este campo en el mismo acto del pago, porque en muchas ocasiones se paga el timbre antes de que si quiera el acto se haya otorgado (como cuando se compra un timbre en estampilla por adelantado) o en otras ocasiones el acto no se llega a otorgar, así que el timbre aún deberá conservar su valor y posibilidad de ligarlo a otro hecho generador. Luego, una vez lleno ese campo de descripción por la persona que pagó el entero o que tiene acceso al número de entero, fecha del mismo y digito verificador, podría entregar copias del entero, agregarlas al contrato o acto respectivo. Y entonces, al quedar en esa copia la información para acceder al sistema y ver el entero, un funcionario público o cualquier interesado, podría verificar que el timbre pagado fue ligado al hecho generador específico e inutilizado para otros usos. Esto siempre mantendría cierta confidencialidad, ya que quien no tiene copia del entero no podría tener la información de número de entero, fecha y verificador necesarios para confirmar el acto o contrato al que se ligó el entero.

En fin, lo anterior son sólo sugerencias. Podría ser que alguna mente más creativa pueda encontrar un mejor modo, pero sí me parece que algo debería hacerse al respecto y no simplemente declarar que los enteros no prescriben, pues ello ciertamente es un modo de facilitar la evasión.

Por último, hay un punto en el CONSIDERANDO IV.   Éste DICE:

“Que, concretamente el artículo 272 del Código Fiscal establece que el timbre fiscal se cancela por regla general, a razón de cuatro por mil, y el cómputo se hará tomando como base el valor nominal principal o el precio que el documento determine. “

La norma citada es correcta, sin embargo, el artículo 7 de la Ley de Reajuste Tributario y Resolución 18a. del Consejo Arancelario y Aduanero CV, No. 7088 del 30 de noviembre de 1987, dispuso que las tarifas y tributarios del timbre fiscal se deberían tener por incrementados en un 25%. Así que esa regla general sería ahora de cinco colones por cada mil y no de cuatro por cada mil. Me parece que sería prudente incluir esto en ese considerando a efecto de que los contribuyentes no se confundan y dejen de pagar ese incremento, produciendo con ella posibles multas y menos ingresos por ese impuesto.

Descargar

Obtuvo su grado de licenciatura en Derecho en el año 1985 y se incorporó al Colegio de Abogados de Costa Rica en noviembre de ese mismo año. Desde entonces ejerce el derecho en la Zona Sur de Costa Rica como su base operacional, aunque brinda sus servicios en múltiples lugares a nivel nacional. Cuenta pues con más de 34 años de experiencia en el ejercicio de su profesión tanto a nivel nacional como internacional. Fundador y socio del Bufete CVFIRM Abogados ubicado en San Isidro de El General, el cual es actualmente una firma legal orientada a, y altamente especializada en el mercado de Bienes Raíces, Derecho Corporativo, Debida Diligencia y Anti-Lavado de Dinero. Socio Fundador de la empresa E&T ESCROW & TRUST SOLUTIONS S. R. L, empresa pionera a nivel nacional en brindar servicios de “Escrow” y fideicomisos, entre otros, desde el año 1996. Es además socio fundador de las empresas ACCOUNTING & FINANCE CONSULTING PROVIDERS S. R. L. y CR PROJECT CONTROLLERS S. R. L., dedicadas a brindar servicios de contabilidad y auditoría a inversionistas de alto perfil. "

4 de 4 Comentarios

  1. Maricruz Porras Cascante • 20 agosto, 2023

    Cuando se hace un retiro sin inscribir y se han cancelado los timbres, estos se pueden volver a utilizar, siendo que no se inscribió el vehículo y utilizarlos a futuro?

    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 23 agosto, 2023

      Los retiros sin inscribir tienen como requisito la obligación de cubrir tanto los timbres como el impuesto de transferencia del acto que está siendo retirado de la corriente registral. Diferente de esta situación cuando se cancela la presentación del documento en el Diario del Registro. En esos casos sí es posible utilizar los enteros de timbres pagados pues los mismos no se encuentra ya «vinculados» a ningún documento.

  2. PLENITUD NOTARIAL • 17 junio, 2023

    Existe una postura rígida y formalista de que primero está el hecho generador, luego el pago del tributo, no a la inversa, de ahí que se declara ineficaz un pago de tributos realizado antes de que ocurra el hecho generador; la noma formaliza un marco de legalidad -en sentido amplio- para que esa ineficacia desaparezca. En otro orden, la desmaterialización debería ser completa y no a medias. Finalmente, sea en estampilla o sea en entero, existen rubros de timbres por ejemplo fiscal, archivo nacional, colegio de abogados, etc. de tan poca y baja denominación que cualquiera que sea la forma de representar el pago resulta mas costoso y por mucho el mecanismo de pago que su valor nominal; esos pagos ínfimos deberían desaparecer por completo o ajustarlos a tarifas más realistas y representativas.

  3. Fernán Pacheco • 16 junio, 2023

    Como siempre, excelente el análisis que hace el estimable Lic. Vargas. Con la eliminación de la especie fiscal o timbre físico, el Estado se quitó una costosa y tediosa labor de emitirlos y venderlos, pero algún aspecto negativo tenía que existir -además de las molestias que deben pasar los usuarios al tener que hacer filas en los bancos para pagar un entero de 25 colones- a saber: el no poder inutilizar los enteros y de ahí, a que más de un ¨vivillo¨ los reutilice una y otra vez, en especial en las certificaciones notariales. Como notarios damos fe que el timbre se pagó, pero corresponde a las oficinas públicas al que se presenta el documento, la contraparte, sea inutilizar y sacar al timbre de circulación. Como bien sugiere el Lic. Vargas, en esto Hacienda deberá habilitar una página donde no solo se comprueba el pago del timbre sino que permitir a la entidad correspondiente el “matarlo” como decíamos antes. En los contratos privados donde el documento no se presenta a una oficina pública, me parece que la solución más practica es pagarlo mediante entero donde se puede insertar una breve descripción del acto o contrato en cuestión. Pero traten de hacer cualquier entero para pagar un impuesto, se debe hacer con un programa obsoleto llamado EDDI. Solo una palabra para describirlo: Fatal.