POWERED BYmaster lex

Historias del Protocolo I. El proceso disciplinario notarial

El Dr. Herman Mora Vargas, conocido especialista en Derecho Notarial, profesor universitario, co-redactor del Código Notarial, pero principalmente, notario en ejercicio con una amplísima práctica cartular, nos ofrece una serie de interesantes reflexiones relativas a esta importante función pública. Sabemos que sus comentarios serán de provecho para los colegas que, día a día, se esfuerzan por  actuar como agentes de paz social, brindando seguridad jurídica a los  actos que autorizan con la fe pública que les ha sido confiada.

Transcribimos a continuación este primer artículo del Dr. Mora de una colección que en los próximos días les iremos ofreciendo bajo el título de «Historias de Protocolo».

 —————————

«Una vez más, y gracias a la amabilidad de la empresa Master Lex, es que hoy damos inicio a la narración de una seria de casos, (y la forma como se resolvieron) que me han parecido “anecdóticos” e ilustrativos, producto, la mayoría, de la jurisprudencia notarial, penal y civil, que he podido recoger a lo largo de varios años. Son casos de incidencia, mayoritariamente notarial, pero que se pueden aplicar y colaborar con muchas otras disciplinas. Se ha procurado evitar la simple transcripción de jurisprudencia, para en lugar de ello tratar de contar algo, transmitir “tips”, “volados”, consejos, a fin de ayudar principalmente a los profesionales en su ejercicio, y especialmente de resguardarlos de los proclives riesgos disciplinarios.

Al comentar esto, una colega me hizo ver la conveniencia de compartir las experiencias, y de la faceta humana y práctica que desempeña Master Lex en el ejercicio empresarial al brindar estos espacios.

En primer término, conviene destacar la naturaleza absolutamente “sui generis” que contiene el proceso disciplinario notarial, es algo así como un arroz con mango, un ornitorrinco procesal, dada su genética jurídica, es decir un proceso disciplinario, que ya de por si involucra condiciones de derecho administrativo sancionador, pero conducido dentro de los parámetros del Código Procesal Civil. Y en esto precisamente deviene el primer consejo. He visto que los colegas que representan a otros colegas o bien que se defienden a si mismos, totalmente extraviados, perdidos en el caudal del proceso, pidiendo cosas impensables y con resultados, en algunos casos más perniciosos, de lo que inicialmente podía haberse estimado o proyectarse.

Me adelanto diciendo que el proceso disciplinario notarial, solo puede contener dos pretensiones:

1) La sanción disciplinaria del notario.  

2) La procura de una indemnización económica de manera adicional, es decir, se puede peticionar la primera sin la segunda, pero no la segunda sin la primera.

En resumen,  no conseguirá el quejoso a través de un proceso displicinario, ni la posibilidad de obtener la nulidad del instrumentos, ni podrá tampoco solicitar la prisión preventiva, ni el impedimento de salida del notario, ni la sangre del cartulario.

Para la nulidad de instrumentos habría que recurrir a procesos ordinarios o bien al proceso penal, a fin de procurar la nulidad del instrumento al tenor de lo señalado por el artículo 492 del C.P.P mediante sentencia declarativa de falsedad instrumental.

Sin más y con la mayor de las consideraciones, espero que los siguientes consejos les puedan resultar de utilidad. Cuando lean algo que les resulte familiar, deben de saber que cualquier semejanza con la realidad, no es pura coincidencia.   En caso de que deseen reenviarlos, para mi será un honor.

“Calladitos más bonitos”

En algunas ocasiones, dentro del proceso disciplinario notarial, la peor defensa es la que hace el notario mismo, es decir, el peor daño lo hace el notario en su propia representación. Recuerdo un caso que mediando una escritura conotariada, fue presentado de manera extemporánea la celebración de un matrimonio.  En su defensa, uno de los notarios argumentó enfermedad, de allí que se presentara el matrimonio cinco días después de vencido el término (siendo lo correcto ocho días a partir de la celebración, articulo 31 Código de Familia).  La sanción interpuesta podría haber sido de unos ochos días de suspensión en el ejercicio notarial, de no ser que en su defensa el otro conotario señaló que lo único que había hecho era prestar el protocolo, conducta, que le acarreó una sanción mínima de tres años.

De igual manera ha ocurrido que un notario por “sacar” a otro de la responsabilidad de una actuación, ha indicado lo mismo, “toda la culpa es mía… el conotario tal, lo único que hizo fue prestarme el protocolo”. Tal argumento, hunde a los dos.

En torno a lo mencionado, ha dictado la Sala Constitucional que el principio de autoincriminación entraña que no existe obligación de trasladar cargos a un disciplinado de aquellos hechos que este mismo puso en conocimiento a la autoridad que ejerce el proceso disciplinario.

Termino esta primer  entrega con el siguiente tema.

El fundamento de la Responsabilidad notarial
Aunque prometí no ponerme muy dogmático, les pido me autorizan a señalar una jurisprudencia, que aparte de precisa, es como la piedra roseta del fundamento jurídico de nuestra responsabilidad. Extraída de las entrañas de la Sala Primera. (# 397 F, de las 9;30 del 11 de julio del 2003) resume proverbialmente el fundamento de la responsabilidad notarial.  En lo que interesa dice:

“Hay tres aspectos esenciales para la constitución fundamento de la responsabilidad del Notario. Primero; ejercer una función pública, datada a la fe pública sin sujeción jerarquía alguna. Segundo; la importancia de su función en el tráfico económico – contractual. Tercero; su meta final consisten en conferir seguridad jurídica a los derechos subjetivos de los particulares… (la disciplinaria) Se aplica por infracción de preceptos legales o incumplimiento de deberes relacionados con el ejercicio del cargo. Sirve para corregir infracciones aunque no haya ocasionado perjuicio, o para prevenir perjuicios mayores. Las sanciones disciplinarias son consecuencia del principios jerárquico de la organización notarial.”.

Siento que esta clara resolución entraña lo medular, lo genético, es el ADN de nuestra disciplina y en particular de su consecuente responsabilidad.

Bueno estimados amigos, seguiré brindando más consejos y “volados” en otras entregas, espero no haberlos cansado, un fuerte abrazo.  Herman Mora.»   

Experto en Derecho Notarial. Coredactor del Código Notarial. Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana. Profesor universitario en varias universidades de América Latina.Master Lex no hace necesariamente suyas, las opiniones o comentarios que se publican en este foro. Ofrecemos el espacio como un servicio a nuestra comunidad de suscriptores. No se admiten comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. Nos reservamos el derecho de eliminar aquéllos que consideremos inapropiados, así como de editar o eliminar cualquier documento, información u otro componente que aparezca en esta publicación. La veracidad de la información es responsabilidad de las fuentes citadas.

7 de 29 Comentarios

  1. yesenia rojas • 21 febrero, 2016

    Excelente reflexión, el Notariado es una profesión en si misma, y por ende con múltiples derechos y obligaciones, acordes con su naturaleza misma, los que tuvimos la dicha de graduarnos como abogados y notarios, muchas veces confundimos y mezclamos ambas profesiones, con consecuencias de todo tipo.

    Responder
  2. Herman Mora • 15 febrero, 2016

    Gracias Licenciada. Tiempo de no saber de usted. Espero se encuentre bien saludes

    Responder
  3. Kyn Guzman • 15 febrero, 2016

    Dr. Herman Mora, gracias por compartir sus amplios conocimientos, experiencia y trayectoria, siempre es un placer leer sus valiosos aportes, con ellos logramos ampliar nuestro saber y clarificar dudas que se presentan a diario en nuestro desempeño profesional. Un abrazo a la distancia. Kyn

    Responder
  4. Rocio Solano • 26 enero, 2016

    Muchas gracias don Herman por compartir su conocimiento. He disfrutado y aprendido mucho de la lectura de su articulo. RS

    Responder
  5. Fernán Pacheco • 22 enero, 2016

    Para esto tienen un dicho los gringos: «El abogado que se defiende a si mismo tiene un idiota por cliente.»

    Responder
  6. Herman Mora • 18 enero, 2016

    Estimados.

    Me ha llamado poderosamente la atención, la reacción, que inclusive supera nuestra fronteras (muchas gracias a la colega del Peruana, la muy querida Dra Rodriguez Cadilla. ) Lo anterior habla de la necesidad de mejorar, de hacer las cosas mejor, de que existan, y creo es valido don Melvin la apreciación, reglas más claras para ejercer la función. Se percibe un ambiente de preocupación. De allí como usted, lo dice, la Academia y otros agentes deben de colaborar para mejor en lo que más se requiere. La formación. Bueno agradezco muchisimo la activa participación de las personas que han apoyado esta primera entrega. Gracias a la empresa Master Lex. parece que tendremos mas entregas. Seguimos en contacto y nuevamente gracias.

    Responder
  7. Chary Rodríguez-Cadilla • 16 enero, 2016

    Lo que me llama la atención aquí son dos cosas, lo primero es el desconocimiento por parte de los notarios sobre la responsabilidad solidaria entre los connotarios, contemplada en la normatividad y jurisrpudencia vigente en Costa Rica; el otro aspecto, es el hecho de que busquen asumir su propia defensa y lo hagan de forma tal, que resulte perjudicial para ellos mismos, lo que representa un síntoma más de la confusión de roles que existe entre abogado y notario, lo cual creo es uno de los temas más polémicos de la realidad costarricense y uno de los fundamentos de la fiscalización y control que se ejerce sobre la actuación notarial. Los argumentos de defensa que expusieron los notarios en los procesos comentados me recuerdan el refrán que dice: «el abogado que se defiende a si mismo tiene un tonto por cliente».

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG