POWERED BYmaster lex

Historias del Protocolo XV: Sucesiones notariales y judiciales en el nuevo CPC

Autor:  Dr. Herman Mora Vargas:

«Pienso, que la concepción original del Código Civil, fue inspirada para cumplir como  segunda parte de la Constitución Política. En ella se ocupan, sobre todo en los primeros artículos,  normas fundamentales que propugnan especialmente el establecimiento de derechos de los individuos  diferenciándose  del viejo orden. Desde la redacción de las letras  instadas  por el mismo Napoleón hasta la actualidad, es poco lo que han cambiado los Códigos Civiles de Latinoamérica, especialmente en el campo  de las sucesiones. Es una rama del  Derecho que ha evolucionado poco, y en nuestro país casi nada. Las sucesiones se han sostenido sobre los mismos andamios desde 1804.  No se han propuesto  vigorosas reformas que renueven los estamentos de esta rama del Derecho.

En Costa Rica, de no ser por la introducción de la figura del Notario como director del proceso en las sucesiones en esta sede, (Código Procesal Civil y Notarial) contaríamos únicamente con modificaciones insignificantes.  Huérfana de aquella idea  de que el Derecho tiene el cometido de dar respuesta a los fenómenos sociales que definen el cambio, al tenor de los tiempos, es que las mutaciones, que inciden sobre la organización de las personas y las familias han sido francamente escasas.

Una obsolescencia que da al traste con los fines que el Derecho, por cuanto  en su forma más  simple de explicarlo, persigue regular las  conductas y comportamientos a fin de que se  adecuen  a la norma.  Es claro que en la actualidad,  el concepto de  familia es otro, la composición de lo miembros, la división de los bienes y  consecuentemente  su forma de sucederlos, ha cambiado.

El rezago del Derecho de las Sucesiones se refleja aún más en la vitrina de lo  evidente si lo comparamos con otras ramas,  por ejemplo, del Derecho de familia, que aunque más actualizado, especialmente por la incidencia científica que lo inunda, adolece de otros vicios, pero no  siempre la dilación.

Esta bien decir, que las sucesiones representan el Derecho de los  muertos que interesa mucho a los vivos.  La transmisión intergeneracional de la propiedad, se ve asistida de aspectos, también ideológicos e idiosincráticos, y como tales mutan, se renuevan,  cambian y nos corresponde visualizar esos cambios a fin de darles análisis y determinar su procedencia. Tómese en consideración que si bien, de manera tangencial a  la materia de estudio, es cierto que  guarda relación con aquellos cambios que se visualizan en otros  países como la aceptación de las reproducciones asistidas, composición del matrimonio, etc.

Y esto es así porque no hay duda que si algo caracteriza al individuo en su esfera de relaciones, actualmente,  es que se puso creativo, por no decir ocurrente, y la variedad de alternativas de convivencias  que exigen tutela pueden ser tan inimaginables,  como en algunos casos caprichosas.

En mi opinión,  las  relaciones más calamitosas y descarnadas, son rasgos distintivos de las relaciones entre las personas en  la actualidad. Y se debe de admitir, inciden en la trasmisión transgeneracional.

Referente a nuestro actual Código Procesal Civil, que es lo que nos ocupa en este ensayo, tampoco se destacan grandes innovaciones, más bien cambios pequeños y poco significativos. Tampoco es que se deba reclamar de otro modo, ya que se trata del análisis,  de un Código Procesal Civil, y no Civil. Pese a ello  no hay duda que se extraña una conciencia, en general de modificación que provoque  transiciones más expeditas, especialmente cuando esta trasmisión se torna  contenciosa.

Cambiar por ejemplo el concepto del albacea, para que sea objetivo, imparcial, independiente, sin interés hereditario, (con excepción de la sucesión testamentaria, en la que es designado por el causante), para que el cargo lo ocupe, por ejemplo un abogado nombrado por el juez o el notario.  Eso si sería una modificación significativa por cuanto no es infrecuente que el albacea que tiene interés en el resultado del proceso, “secuestra»  o “boicotea”  el fluido tránsito del mismo.

         Procedamos ahora a un análisis del tema a la luz del nuevo Código Procesal Civil.

El proceso sucesorio se encuentra regulado en el nuevo Código en el Título II, Capítulo I  (Art. 115 y siguientes):

Algunas novedades que se han introducido, se  refieren a la atractiva definición en la procedencia del mismo proceso,  es decir,  se establece  la finalidad de la tramitación de un sucesorio. Es así como el proceso, dice el nuevo Código, se   inicia con la  determinación  de su propósito:

Es procedente el proceso sucesorio:

  • Para constatar y declarar la existencia de los sucesores  del causante.
  • Determinar el patrimonio relicto.
  • Acabar la indivisión de bienes sucesorios.
  • Determinar el patrimonio relicto y
  • Dotar a la sucesión de representación.

En este último aspecto no debemos olvidar que es el albacea quien representa a la sucesión con facultades de apoderado general judicial, teniendo atribuciones de administración y representación, no de disposición (su inscripción se contempla en artículo 466 inciso 4 Código Civil) siendo que el plazo para aceptar el cargo, en el nuevo Código es de tres días y no de cinco.

La prueba del  fallecimiento sigue la forma tradicional, es decir por medio de certificación, sin embargo el nuevo Código cobija aquello que a nivel de excepción contiene el actual, cual es (art 899 C-.P.C. vigente) que se podrá probar por otros medios.  Siendo que (ambos Códigos) antes de la declaratoria de herederos, se deba contar con la certificación de defunción oficialmente emitida. La atinada razón de sostener esta excepción, obedece a que en algunos casos, cuando se investiga la causa de muerte con especial sospecha, la certificación de defunción, es frecuente, se dilate para  ser extendida en ocasiones  varios meses después de la muerte, Y por lo que  sabemos, el inicio del  proceso no puede esperar. Esto, repetimos siempre y cuando se pueda demostrar el fallecimiento o la declaratoria de muerte de manera fehaciente.

         Conviene hacer mención de otras novedades:

  • Se elimina lo relativo al fuero de atracción. Lo cual es conveniente ya que procesalmente enmarañaba los procesos sin justificación, es decir que con el nuevo Código,  el proceso sucesorio no atrae a los otros para que sean tramitados ante el mismo juzgador.
  • Se eliminan las juntas  de herederos:  son sustituidas por audiencias, tal y como ya se está estilando: «Se procede a citar a una audiencia (art 133.2) a los interesados, a efectos de fijar la base para la partición.» También se cita a una audiencia referente a la apertura del testamento cerrado. Potestad vedada para el Notario (en ambos Códigos). Conviene recordar que la audiencia puede celebrarse en una o varias sesiones (art 50 del Código promulgado) se trata de espacios de concentración donde se verifican de manera oral, aunque cuando  convenga con respaldo documental, todas aquellas circunstancias pertinentes para el acto y el proceso.
  • La oralidad, como se sabe es el norte a seguir y la tendencia procesal imperante.
  • Las eventuales oposiciones se tramitarán en vía incidental.
  • Medidas cautelares, dictadas aún de oficio. Nos referiremos a esta más adelante.

Legitimación.

Al igual que el Código actual, el promulgado, dota de legitimación a cualquiera que tenga interés.  Es decir cualquiera que tenga interés puede solicitar la apertura.

El   Tribunal  puede prevenir  al sucesor que  acepte la herencia.

Etapas del proceso. Se vislumbran las siguientes etapas del proceso:

La solicitud. Requisitos.

  1. El nombre, las calidades y el último domicilio del causante.
  2. Los nombres, calidades, domicilio y si constare, la dirección de los presuntos herederos.
  3. Si hay personas menores de edad, personas con capacidades especiales o ausentes.
  4. Si se tiene noticia de la existencia de testamento.
  5. Prueba del fallecimiento del causante.
  6. Una lista provisional de los bienes del causante y su valor aproximado. Si la gestión no cumple con los requisitos, se prevendrá su corrección en el plazo de cinco días, bajo apercibimiento de inadmisibilidad.

Resolución inicial de apertura. Incluye todo aquel elenco documental requerido para la apertura. Cumplidos todos los requisitos, se decretará la apertura del procedimiento sucesorio y se dispondrá el emplazamiento por quince días a los sucesores e interesados para que comparezcan a aceptar la herencia  y hacer valer sus derechos. Tómese nota que ya no es por treinta días como lo estipula el Código aún vigente. La publicación se hará por una vez en el Boletín Judicial. El emplazamiento será notificado a los sucesores cuyos nombres y dirección consten en el expediente. Se llamará al albacea testamentario o, en su defecto, se designará al que actuará hasta la conclusión del sucesorio. Deberá aceptar el cargo tácita o expresamente dentro del plazo de  tres días y si no lo hace se designará a otra persona. Se proveerá lo concerniente a la representación de los ausentes, a las personas menores de edad o personas con capacidades especiales.  Además, con la consecuente emisión y publicación del edicto y las notificaciones a interesados, cuando sea el caso. En el sucesorio en sede notarial, varía esta figura para ser reemplazada por una sola escritura que involucra la solicitud (principio de rogación) y la apertura en un solo instrumento, además de la aceptación del cargo de albacea.

  • Inventario y avaluó. Lo que conlleva la constatación del activo o el pasivo. (Si bien son etapas distintas, sin embargo para efectos procesales se las tienen como una sola.)
  • Declaración de sucesores.
  • Como dijimos se elimina la Junta de interesados.
  • Partición final y la consecuente adjudicación de bienes.

Medidas  cautelares para aseguramiento de bienes

El Tribunal, aún de oficio podrá adoptar medidas cautelares necesarias para la preservación del haber sucesorio. Lo que puede ser antes, o durante el procedimiento. En cuyo caso podría proceder a:

  • Anotar en el Registro el proceso al margen de las fincas, por las razones de seguridad, que estime conveniente.
  • Comunicaciones a los bancos y oficinas públicas y privadas para inmovilizar los bienes.
  • Incluso aviso a la autoridad de la policía para poner sellos y vigilar la integridad de patrimonio.

Entre otras, ya que la norma es amplia y no taxativa.

Testamento cerrado.

– Debe presentarse necesariamente al tribunal la solicitud y testimonio de la escritura.
– Se convocará a una audiencia a la que deberán comparecer el notario y los testigos. -A esta audiencia podrá asistir cualquiera que se crea con interés. Conviene aclarar que  el testamento cerrado no se puede proceder a la apertura  en sede notarial.

Testamento abierto no auténtico y testamento privilegiado

  • Se procederá a su comprobación, siguiendo un trámite similar al anterior. Al igual que lo señalado, el notario carece de competencia para hacerlo.

Resolución inicial.

Se procede a dictar resolución que da inicio al proceso. Prevé el nuevo Código, que cuando el testamento fuere inválido el tribunal lo declarará y en la misma resolución ordenará la tramitación  del sucesorio como testamentario. En caso contrario se ordenará tramitar la sucesión como legítima.  Lo señalado es una introducción conveniente,  ya que la práctica estaba siendo aplicada por decisiones jurisprudenciales, no generalizadas, que en ocasiones,  prevenía tal situación  y no resolvía como comanda el actual código.

Procesos pendientes y posteriores.

El establecimiento de un proceso sucesorio en ningún caso afectará la competencia para el conocimiento de los procesos pendientes o posteriores que interesen:

  • Al causante.
  • A la sucesión o  sus  herederos.

Prejudicialidad.

Contempla el nuevo código que se suspenderá el proceso sucesorio hasta la resolución definitiva cuando se presente demanda sobre:

  • Calidad de sucesores.
  • Validez o eficacia del testamento.

El mismo efecto tendrán las demandas que afecten al patrimonio o sobre la existencia, extensión o preferencia de créditos, siempre.

Acumulación de procesos sucesorios.

Solo será procedente, al igual que en la actualidad

  • Cuando exista comunidad de bienes.
  • Identidad de herederos.

 Cuando se abran varios procesos sucesorios  en forma separada sobre el mismo causante, se acumularán a aquel en que primero se declaró la apertura, y como novedad curiosa, aquel juicio se acumulará al notarial cuando sea procedente.

Emplazamiento.

Se varia el plazo para el emplazamiento a fin de aceptar la herencia, siendo que este será de quince días (artículo 126.3 código promulgado)

Vale la pena adelantarse para aclarar que la declaratoria de herederos puede variarse hasta antes de la distribución del activo, es decir, se constata mejor aquello de terceros con mejor derecho. Esto por cuanto como se sabe la resolución que declara herederos y legatarios por su naturaleza, es modificable en cualquier oportunidad dentro del proceso sucesorio, siempre y cuando no hubiese llegado a aprobar la cuenta partición o hubiese concluido el proceso por convenio extrajudicial (Res, 26-01- 2003. Tribunal Superior Civil de Heredia. 9: 30 del día 5 de febrero del 2003.

Albacea. Nombramiento.
Prevalecerá el nombramiento del testamentario. En su defecto, el designado en el proceso que primero se declaró la apertura. Al igual que en la actualidad, el albacea escoge al abogado de la sucesión. Los Honorarios, se pagarán al finalizar sus  gestiones y corren por cuenta de la sucesión. Sin embargo se admiten adelantos.   En las sucesiones sin fines patrimoniales, los honorarios del albacea y su abogado correrán por cuenta del interesado.

Las oposiciones se conocerán por vía incidental.

Declaratoria de sucesores

Transcurrido el emplazamiento y resueltas las oposiciones a la condición de sucesores, se hará la declaratoria de herederos y legatarios. Si en cualquier momento, antes de la distribución del activo, se apersonaren quienes reclamen la calidad de sucesores, cuyo igual o mejor derecho sea evidente, el tribunal podrá modificar la declaratoria.

 Avalúo.

También como novedad, hay que agregar que cuando los inmuebles, vehículos u otros bienes tengan asignado un valor tributario o fiscal actualizado en los últimos dos años o se tratare de bienes cotizados en bolsa, esos se tendrán como valor real. En los demás casos se nombrará perito. Esto a mi juicio conlleva un desatino  que entraña el Código promulgado. Debió eliminarse del todo lo referente al avaluó emitido por perito, con excepción a aquellos que exista contención, o resulte conveniente justipreciar los bienes  por este medio. Las municipalidades deben tutelar la actualidad de los valores de los bienes.

         Cuando se nombre perito, el dictamen se pondrá en conocimiento de los interesados por el plazo de cinco días. Si se formularen objeciones y éstas fueren procedentes, se nombrará un nuevo perito. El tribunal fijará el precio definitivo, tomando en cuenta los informes técnicos.

Exclusión e inclusión de bienes.

Para excluir e incluir bienes en el proceso sucesorio, tendrá legitimación cualquiera que tenga interés directo. Se seguirá el procedimiento incidental, salvo que la solicitud provenga del albacea.

Constatación y cancelación del pasivo

Deber de legalizar.

Todos los acreedores comunes, excepto los separatistas, deben reclamar su crédito en el proceso, indicando en forma detallada los montos pretendidos y acompañando la documentación de respaldo.

Los que tengan sentencia firme favorable deberán acreditarlo. Únicamente tienen el carácter de acreedores separatistas aquellos que tengan garantía real  o equiparable, hasta donde alcancen las garantías. Para cobrar cualquier saldo en descubierto, lo deben hacer dentro del proceso sucesorio conjuntamente con  los demás acreedores comunes.

El pago se hará a prorrata si fuere necesario, salvo motivo legal de preferencia.

Procedimiento.

Si hubiere acreedores legalizantes, se pondrán los créditos reclamados en conocimiento de todos  los interesados, por el plazo de cinco días. Si no hubiere objeciones se resolverá lo que corresponda sobre la existencia, extensión y preferencia de los créditos. De lo contrario, la oposición se substanciará por el procedimiento incidental.

Cancelación del pasivo y entrega de legados.

Los créditos serán pagados, de ser posible, una vez firme la resolución que los tiene por reconocidos. Si fuere necesario se dispondrá la venta de bienes que se elijan al efecto, la que llevará a cabo el albacea, pudiendo autorizarse por precio inferior al avalúo cuando las circunstancias lo ameriten.

La entrega de los legados se dispondrá siempre y cuando los intereses de los acreedores queden garantizados con el resto de los bienes.

Los acreedores y legatarios, de común acuerdo, podrán tomar disposiciones para el pago de lo que a ellos corresponda.

Administración 
 Posesión de los bienes inventariados

Con la aceptación del cargo, el albacea entra de pleno derecho  y sin formalidad alguna en la posesión de los bienes y ejercerá su gestión y administración hasta su entrega a los sucesores. El cónyuge sobreviviente o el conviviente de hecho al que la ley le confiera derechos  y los hijos que en ella vivan, podrán continuar habitando la casa que ocupaban en el momento del fallecimiento del causante, mientras no resulte adjudicada a otra persona.

         En mi opinión se requiere medios expeditos, de reposicionamiento de los bienes para a fin de ser ejercidos por  el albacea, ya que pienso no hay suficiente claridad en el tema, estos estamos a lo que la practica judicial se antoje.

Cuando los bienes inmuebles estén en poder de terceros en virtud de situaciones de hecho consentidas por el causante por largo tiempo, y conforme al ordenamiento jurídico sea necesario plantear una acción judicial para recuperarlos, no se entregarán al albacea en administración ni en posesión.

         Legajo de administración.

Todo lo relativo a la administración se tramitará en legajo separado. En el caso de que lleguen a existir varios albaceas, se formará un expediente para cada uno. No podrán  involucrarse en esos legajos peticiones propias del expediente principal.

Rendición periódica de cuentas.

 Cuando el patrimonio sea susceptible de gestión o administración, el albacea debe rendir cuentas periódicas, documentadas y detalladas, justificando los ingresos y los egresos. Una vez presentadas se pondrán en conocimiento de los interesados. El tribunal determinará de acuerdo con las circunstancias, la periodicidad con que deben rendirse  las cuentas y la forma de custodia del dinero, lo que también constituye una modificación a lo que establece el Código vigente, siendo que esta rendición  de cuentas debe darse mensualmente (Art. 936 del Código actual)

Plan de administración.

En las sucesiones testamentarias, deberá cumplirse con las indicaciones incluidas en el testamento sobre la forma de administración. Si no existieren disposiciones al respecto y en las sucesiones legítimas, dentro de los quince días siguientes a la aceptación del cargo, el albacea deberá presentar un plan de administración, justificando los gastos que se contemplen. Ese deber se podrá dispensar según la naturaleza  de los bienes o la importancia del patrimonio. Acerca del plan, se conferirá audiencia a los interesados por cinco días, transcurrido el cual se resolverá sobre su aprobación.

Productos de la administración.

Los productos de la administración deberán ser depositados conforme se hubiere ordenado, previo rebajo de los gastos autorizados o que necesariamente deban haberse hecho para su obtención. El albacea, salvo disposición en contrario de los interesados, está obligado a velar porque esos productos se mantengan colocados en depósitos nominativos o a plazo en bancos del sistema bancario nacional, en forma tal que no dificulte la partición.

Autorizaciones.

Cuando el albacea requiera autorizaciones, se oirá por tres días a los interesados y luego se resolverá lo que corresponda.

Venta de bienes.

 Cuando sea procedente la venta de bienes se hará con base en avalúo pericial. Previa audiencia a los interesados se podrá  autorizar disminuciones en el precio, si hubiere dificultades para realizar la venta.

Si se trata de efectos públicos o de comercio, el albacea podrá utilizar los sistemas de negociación establecidos para la venta de esos valores.

El tribunal podrá autorizar la venta anticipada de bienes sin dar audiencia a los interesados, cuando se trate de bienes perecederos o sea evidentemente necesario y útil.

Cuando se disponga en forma judicial, se estará a lo dispuesto para el remate, en cuyo caso, si se declara insubsistente la subasta, el depósito de participación se abonará íntegro a la sucesión como daños y perjuicios.

Adelanto de rentas para alimentos.

A solicitud de interesados, se podrá ordenar que de los productos de la administración, se les entreguen sumas de dinero a los sucesores que lo necesiten para la satisfacción de alimentos hasta la cantidad que respectivamente pueda corresponderles, como renta líquida de los bienes a que tengan derecho. Corresponde al albacea ejecutar lo resuelto en los términos previstos por el tribunal.

Cuenta final.

 Todo albacea debe rendir cuenta de su administración dentro de los quince días siguientes a la finalización de su gestión, salvo que todos los interesados fueren mayores de edad y capaces  y lo hubieren eximido.  El Código vigente establece esta obligación, pero otorga un plazo de treinta días. La cuenta se revisará en el legajo de administración siguiendo el procedimiento incidental. Si no existe oposición, no hay discrepancia con los estados presentados y no contraviene la ley, se aprobará la cuenta. En caso contrario se improbará la cuenta presentada y se prevendrá al albacea, quien deberá formularla nuevamente.

En todo lo que sea pertinente, se aplicarán las reglas de la ejecución de sentencias de rendición de cuentas, lo que se hará en el mismo proceso. Para esos efectos se nombrará un albacea específico.

Remoción del albacea

         El albacea puede ser removido, de oficio o a petición de parte interesada, cuando no cumpla con los deberes de su cargo con corrección y diligencia o proceda indebidamente en el ejercicio de sus funciones con perjuicio de los intereses de la sucesión. La remoción se tramitará en la vía incidental.

Tal variación, aunque pequeña, nos da la esperanza para que los jueces actúen  valientemente a fin de  remover un albacea que no está haciendo su trabajo. A diferencia de lo que ocurre en la actualidad, que su remoción es casuística y sujeta al criterio del despacho en que se tramita la sucesión. En el código promulgado, puede decretarse de oficio. Lo que actualmente sucede en algunas ocasiones, y en otras, no.

Adjudicación de bienes sucesorios sometidos a regímenes especiales

En procesos sucesorios en que existan bienes sometidos a regímenes especiales, en los cuales sea necesaria la autorización previa de un ente público para su transmisión,  firme la declaratoria de herederos se gestionará la aprobación  ante el ente correspondiente.  De existir otros bienes no sometidos a regímenes especiales, el procedimiento de distribución o partición se suspenderá en espera del resultado de la autorización, salvo acuerdo unánime de los herederos para que, de ser procedente, se realicen particiones parciales.

         La sucesión en sede notarial dentro del nuevo código.

         Sin embargo el más significativo de los cambios es que lejos de articular con mayor  precisión, legislar con más agudeza, inferir mejores conceptos jurídicos, se elimina en el nuevo código lo correspondiente al sucesorio extrajudicial… (¿Implícitamente lo remite al Código Notarial?) lo que no creo que sea oportuno. Es decir se elimina  lo concerniente  los  artículos 945 y siguientes del Código Procesal Civil. Esto, repito, lejos de ser una colaboración, deja ciego al proceso notarial de andamios necesarios para su tramitación.

Hemos  sugerido reformas legales, concretamente  la reforma del Código Notarial con la  finalidad de  poder suplir lo referente a la conducción del proceso sucesorio en esta sede, ya que repito el nuevo Código Procesal Civil lo desterró.

Muchas gracias.»

Experto en Derecho Notarial. Coredactor del Código Notarial. Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana. Profesor universitario en varias universidades de América Latina. Master Lex no hace necesariamente suyas, las opiniones o comentarios que se publican en este foro. Ofrecemos el espacio como un servicio a nuestra comunidad de suscriptores. No se admiten comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. Nos reservamos el derecho de eliminar aquéllos que consideremos inapropiados, así como de editar o eliminar cualquier documento, información u otro componente que aparezca en esta publicación. La veracidad de la información es responsabilidad de las fuentes citadas.

1 Comentario

  1. Chary Rodríguez-Cadilla • 06 octubre, 2016

    Sin duda la excelente síntesis y la exhaustividad del protocolo nos pone al tanto de la realidad costarricense en materia sucesoria. Me queda una duda sobre la invocación final a la reforma del Código notarial ¿debo entenderla solo en lo referente al proceso sucesorio o también podría incluir aspectos sustantivos como los mencionados en materia de los cambios «idelógicos e idiosincráticos»; por ejemplo, en materia de reproducción asistida?

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG