POWERED BYmaster lex

En relación con el nuevo sistema de garantías mobiliarias

Según habíamos informado hace unos días (http://www.puntojuridico.com/?p=4459),  se publicó el pasado 20 de mayo la nueva Ley de Garantías Mobiliarias, Ley No. 9246, la cual entrará en vigencia exactamente en un año.

El Dr. Herman Mora Vargas nos brinda una interesante reflexión sobre la norma.   La transcribimos a continuación para todos los interesados en el tema.

———————————————————

«Recientemente fue publicado el texto de la LEY DE GARANTÍAS MOBILIARIAS, la cual si bien conlleva beneficios especialmente en términos de agilidad y rapidez, lo cierto es que no solo es innovadora, sino revolucionaria, con consecuencias a tomar muy en cuenta.

Como ventaja podemos citar que la ley pretende dotar un andamiaje jurídico que facilita la constitución, modificación, prórroga, extinción y ejecución de garantías mobiliarias y su correspondiente publicidad registral, mediante un sistema diferente al tradicional de calificación registral, en procura de obtener seguridad jurídica de los acreedores frente a deudores y terceros, pero especialmente celeridad y rapidez. Es así que mediante una aplicación automatizada, la garantía se aloja o archiva (no se inscribe) en el Registro creado al efecto, el cual funcionará al amparo del Registro de Bienes Muebles (se reforma la Ley de Creación del Registro Nacional).

De esta forma, se crea un Sistema de Garantías Mobiliarias desprovisto del concepto tradicional de un registro, para convertirse en un mero «archivo electrónico», toda vez que se  prescinde de la calificación registral, sustituyendo ese control de legalidad por la aplicación de una plantilla electrónica, bajo la  presunción de que  así se garantiza la adecuada información, lo que, en opinión del suscrito, es a todas luces erróneo.

Además, hay que agregar que la forma organizativa tradicional de la registración cambia con la aplicación de la ley en cuanto al ámbito de la “inscripción”, la cual se ordena no en seguimiento del bien (como es el caso de vehículos mediante su placa o de bienes inmueble mediante su matrícula,) sino en razón del folio electrónico personal del deudor.

Vislumbramos como otro beneficio, el hecho de ofrecer un abanico de posibilidades cuyo propósito es incrementar el acceso al crédito mediante líneas que si bien existían ya en la práctica financiera, van a estar más estructuradas, definidas y posiblemente incrementará un sector de la seguridad jurídica (en desmedro de otros).

Es así como, entre otras cosas, se podrán otorgar garantías sobre bienes muebles tangibles e intangibles, tales como acciones de sociedades, inventarios de las empresas, titularización de los flujos de caja, contratos, marcas, software y derechos de la propiedad intelectual, cosechas, ganado, inventarios, haber maderero, maquinaria y equipo, contratos o sus derechos asociados, derechos de llave, derechos de cobro sobre cuentas por cobrar, facturas por cobrar, reembolsos de tarjetas de crédito, etc.

Como se ve, la gama de posibilidades es más amplia de lo que ha sido usual hasta ahora.

La norma que estudiamos no solamente excluye conceptos como la prenda según la conocemos en el Código Civil y Comercial, sino que expresamente no le será aplicable a las garantías prendarias constituidas sobre buques, aeronaves y vehículos inscribibles en el Registro.

Dota de libertad a las partes a fin de que convengan en el contrato, el procedimiento extrajudicial de ejecución que consideren mejor,  otorgándoles la posibilidad de realizar subastas públicas de bienes dados en garantía mobiliaria de manera más rápida y simple.

Siendo como se establece:  una «ejecución express» que facilita no solo la formalización del crédito sino la ejecución de las garantías, es desde ya advertido el peligro que esto involucra, por las condiciones agobiantes que pueden ser impuestas en el otorgamiento de créditos. De ahí que a mi juicio, sea imprescindible la condición de imparcialidad e independencia del notario escogido para la subasta, el cual,  por el principio de independencia que se incrementa en un tema tan sensible como una ejecución, debe ser ajeno a la relación contractual.   Es decir que no debería ser empleado de ninguna de las partes, ni siquiera, estimo, servirse de las instalaciones del ente acreedor en sus labores notariales.  Más aún, estimo que los contratos de garantía mobiliaria deberían ser otorgados siempre en escritura pública a fin de garantizar aún más la esencial condición del notario como asesor de todas las partes involucradas. (Idea que vaticino no creo que sea muy popular)

Al respecto, desde ya el Consejo Superior Notarial debe abocarse a la tarea de redactar un reglamento que determine y aclare los alcances y condiciones de la función del notario en la ejecución de esta ley.

No es difícil vislumbrar otras consecuencias complicadas como las que podrían resultar,  como me indicaba mi amigo el Lic. Juan Carlos Montero, del otorgamiento de un crédito mediante garantía hipotecaria sobre un edificio,  ocultando el deudor, la existencia de garantía mobiliaria sobre los aires acondicionados.

Si bien la ley excluye lo referente a los vehículos, otra innovación importante, es que se podrán ejecutar extrajudicialmente prendas sobre vehículos.

Precisamente por ser dicho sistema totalmente automatizado y permitir las inclusiones de garantías mobiliarias sin calificación registral, se eximirá de toda responsabilidad al Registro respecto de los datos consignados. Los costos de inscripción serán financiados mediante una tasa que revisará periódicamente la Junta Administrativa del Registro Nacional.

El tema es amplísimo e incluye la reforma de varias normas, especialmente del Código de Comercio pero también del Código Notarial.

Esta normativa obedece a impulsos del Banco Mundial y otras instituciones que adaptando el sistema estadounidense han influenciado por incorporar leyes idénticas como ha sucedido en Guatemala y Colombia.

La ley entrará en vigencia en un año y contará, como es práctica, de un reglamento para su implementación el cual deberá estar listo en un plazo máximo de seis meses.»    / Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas.  Experto en Derecho Notarial.  Coredactor del Código Notarial.  Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana.  Profesor universitario en varias universidades de América Latina)

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

3 de 3 Comentarios

  1. Edgar Gerardo Campos Araya • 18 abril, 2017

    Don Hernan.

    Me parece atinado su articulo, no obstante lo anterior, quisiera fuera mas explicito, con el tema de la ejecución de las garantías, ya que a mi parecer los tribunales de justicia, no tienen ni idea de como se ejecutan este tipo de garantías, he incluso he visto que nombran peritos, en una ejecución de GM, lo cual no esta permitido según la Ley.

    Muchas Gracias

    Responder
  2. MARIA LOURDES DELGADO JIMENEZa • 29 mayo, 2014

    Muy buen aporte mi estimado Doctor Mora, y mi acostumbrado agradecimiento a la Lic. Pacheco por su ayuda invaluable. Pues como entra a regir hasta dentro de un año, sera prematura consultar al Doctor Mora si él contara con un machote como se elaborara el documento que se presentara al registro?
    Yo leí la ley y no la entendí, voy a abocarme a detallarla porque me parece una muy buena herramienta, pero hay que entenderla desde luego. Buenas tardes y muchas gracias, sus aportes son vitales y enriquecedores.

    Responder
    • herman Mora. • 29 mayo, 2014

      Estimada Lourdes.
      No existe y creo que no existirá un machote (tal y como lo conocemos ) del documento que se presentará al Registro. El contrato,(que una vez mas recomiendo se haga en escritura pública), no contendrá una abismal diferencia de un contrato de prenda. Pero el documento electrónico que se remitirá al registro, tendrá una formato electrónico, algo parecido a la constitución de una sociedad, obviamente con espacio para llenar otro tipo de datos, como por ejemplo, objeto que se da en garantía, plazo, deudor, acreedor, intereses etc.
      Lo que si tengo es una Sugerencia», de un «manual de procedimiento» extrajudicial de ejecución. pero como dice usted, falta aún un año.
      Saludes Lourdes.

      Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG