POWERED BYmaster lex

Una opinión sobre el notariado costarricense

Del Dr. Herman Mora transcribimos esta reflexión sobre el  notariado, sus dificultades, retos y las instituciones que, para bien y para mal,  impactan su ejercicio.

——————————————————————

«El salón estaba tan atiborrado como sofocante y una pregunta tan inocente, me resultaba la verdad; cansona. Sin embargo, a lo largo de los años, aquel ingenuo cuestionamiento ha replicado en mi mente con constancia, como una gotera de un grifo en una noche callada… Profesor ¿Que se requiere para llegar a ser un buen notario? Preguntó el inquieto estudiante.

En mi caso solo puedo asumir el cuestionamiento desde la óptica de profesor o dentro del marco de la academia, no como notario público, ya que hay cientos de ellos en el país, que podrían contestar dicha pregunta de manera más satisfactoria dado su eficiente ejercicio. Lo cierto es que con el paso del tiempo he pensado con frecuencia en aquella pregunta, y concluyo en lo siguiente:

Lo primero es el estudio. La imprescindible necesidad del conocimiento aplicada al ejercicio diario de la profesión. La actualización en el vertiginoso mundo de los cambios, emanados principalmente de las instituciones, es indispensable. El sobreviniente torbellino de directrices, circulares, reglamentos, leyes, etc, obligan a una labor de constante estudio  y actualización diaria del notario en su función. Son muchísimas las normas que debe el notario emplear en su ejercicio. Fuentes jurídicas dentro de las ramas del derecho de familia, tributario, penal, civil, administrativo, registral y por supuesto notarial. Pero más aún, se debe tener un manejo adecuado de las circulares del Registro pertinentes en el ejercicio cartular, de los lineamientos y directrices de la Dirección Nacional del Notariado y del Consejo Superior Notarial, y por supuesto de la jurisprudencia del Tribunal Notarial.   Como vemos, es toda una constelación de información.

En segundo término pienso que es una función en la que se debe de ser especialmente cuidadoso y meticuloso. Pulido en el detalle y concienzudo en todos los aspectos que conlleva su actuación, tanto antes como después del ejercicio. La función del notario es de extremado celo, y lamentablemente hay que decirlo, también de desconfianza, ya que ante su despacho se presentarán inescrupulosos que tratarán de timarlo, y aunado a esto son tantas las vicisitudes, los laberintos jurídicos, los escollos que intervienen en una vida cada vez mas dinámica y enmarañada, que se requiere excesivo orden.    No olvidemos que somos documentadores, de aquellos legajos que nos dotan de fe y nos sirven como respaldo (una obligación del notario es la de conservar aquellos documentos de respaldo hasta por un término de diez años).

Finalmente la última pero no menos importante de las esencias funcionales, es la conciencia. A mi juicio, esa íntima convicción que con frecuencia se presenta desdibujada en la realidad, que nos señala si lo que estamos haciendo es correcto o no, si es prudente o no, si afectará a otros, etc.    A veces tengo la sensación de que la conciencia brota de una alianza entre el cerebro y el espíritu.  Lamentablemente, en muchos casos, la conciencia deviene de la experiencia y no al revés.

Dentro de estos parámetros, que a mi juicio encauzan los requisitos básicos del notario, sobreviene otro aspecto, y es analizar, qué factores o elementos componen lo notarial. ¿Qué es lo notarial? ¿Cuáles son los protagonistas del quehacer notarial?    Por un lado, los usuarios del servicio notarial, es decir nuestra famosa sociedad civil, incluyendo a las empresas y también al usuario de a pie. En segundo término las instituciones, y finalmente, por supuesto el gremio de los Notarios.

En relación al primero, tengo una sensación que se me ha instalado como un vértigo. El general descontento de los usuarios con el servicio que prestamos, no siempre injusto o desacertado. Además de esa maña popular enmarcada del devenir histórico de confundir al abogado con el notario.

En segundo término, las instituciones, que aprisionan al notario. Aquí conviene hacer una reflexión pormenorizada del rol que a mi juicio han desempeñado las instituciones en relación a lo notarial.

A. El Colegio de Abogados. Recalado básicamente con el ejercicio de la abogacía, le ha prestado históricamente poca atención al notariado, el que hasta hace poco era considerado más bien un oficio, lejos de la compleja especialidad que es ahora.

B. El Registro Nacional. Una reinante multiplicidad de criterios, que aún prevalece. Corto en el cambio, a no ser que éste sea tecnológico, pero anquilosado en lo jurídico. El registrador se encuentra, como es natural, desembarazado de las congojas notariales y por ende del tráfico jurídico; de allí que sea frecuente encontrar indolencia por atender lo vertiginoso de las relaciones jurídicas y poca preocupación al señalar un defecto en un documento que realmente no lo es.   El registrador debe ser auxiliar del trafico jurídico, no su obstáculo.

C. El Banco Nacional. Nunca ha sido el banco de los notarios, y el fondo que administra, no es más que un trámite absurdo e infructuoso, que sin dudas merece una reforma. Son frecuentes las inconsistencias entre los datos que ofrece y su realidad.

D. Las Universidades. A mi juicio, y sin lograr encontrar verdaderas excepciones, siguen enseñando raquíticamente el estudio del Derecho Notarial. Se instala en la sociedad, la marcada sensación de que el requisito del posgrado para ser notario, no llegó ni cercanamente a cumplir con las expectativas que se desea, cual era un verdadero asesor jurídico y experto en la catulación.

E. La Dirección Nacional del Notariado y el Consejo Superior Notarial.
De marcado corte administrativista, se encuentran necesitados de mejorar criterios notarialistas. Su función, asignada por la ley, no es la defensa o representación del Notario ni del gremio, pero provoca una sensación de perseguibilidad, ya que no están dotados de una semblanza facilitadora, ni ofrece una verdadera posibilidad que auxilie el ejercicio. Pienso que desde el punto de vista contralor, la Dirección se ha enfrascado, (por lo menos hasta hace poco tiempo era así) en perseguir al notario artesano, dejando que escaparan los grandes tramposos.

G. El Juzgado y el Tribunal Notarial. Dada mi postura, (de abogado litigante) es frecuente que me encuentre insatisfecho con los fallos que emiten. Sin embargo, debo destacar la profundidad y esmerado análisis que se le dan al tratamiento de algunos asuntos. Por la gran cantidad de Notarios, por el exacerbado empleo de los remedios procesales y la atención a lo referente al debido proceso en nuestro país, es que desde su inicio, a la cabeza del Lic. Juan Federico Echandi, especialmente, se ha obtenido una considerable producción, y de buen nivel, de doctrinal jurisprudencia. Sin embargo como ha de ser advertido los procesos tardan demasiado, siendo que en algunos casos, se podría ser más expedito, dado, especialmente, lo enmarañado de algunas denuncias.

Dentro de este escenario, nada alentador, se desenvuelve el notario como un espadachín aprisionado por las circunstancias y las condiciones. Es claro que dentro del gremio hay importantes defraudadores de la fe pública, estamos conscientes de eso, tanto como de la necesidad de un cuerpo que nos ayude, defienda, represente. Estamos ausentes del Chapulín Colorado, sin saber, ¿Ahora quién podrá defenderos?   No sé …  tal vez sea el momento de pensar en un Colegio de Notarios.   A lo mejor…    «

Artículo escrito por el Dr. Herman Mora Vargas.  Experto en Derecho Notarial.  Coredactor del Código Notarial.  Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana.  Profesor universitario en varias universidades de América Latina.

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

7 de 9 Comentarios

  1. 007CENTINELA • 25 agosto, 2014

    SEÑOR HERMAN MORA USTED ES COREDACTOR DEL CODIGO NOTARIAL. DE QUE SE SORPRENDE ENTONCES??? LA PAGINA WEB DE LA DNN (NO ADN COMO ALGUIEN APUNTA) DICE QUE USTED DEBE 4 CUOTAS AL FONDO DE GARANTIA NOTARIAL, SEGÚN ME EXPLICAN ESO QUIERE DECIR QUE DESDE HACE 4 MESES TIENE IMPEDIMENTO PARA NOTARIAR Y SEGUN UNA CERTIFICACION QUE DIERON EN LA DNN USTED REPITE ESTA FALTA DE PAGO PERIODICAMENTE. PARA PREDICAR PRIMERO HAY QUE SER BUEN EJEMPLO. TAL VEZ SEA TIEMPO QUE LOS MISMOS DE SIEMPRE SE APARTEN DE ESTO Y QUE IDEAS FRESCAS Y NUEVAS ASUMAN EL RETO. COLEGIO DE NOTARIOS, MAS FUENTES DE EMPLEO Y BUROCRACIA, MAS EROGACIONES MENSUALES PARA LOS NOTARIOS, SI ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO, QUE EL MISMO COLEGIO DE ABOGADOS ASUMA LAS FUNCIONES. PERO REALMENTE ES NECESARIO? NO SERÁ MÁS UN PROYECTO PERSONAL DE UNOS CUANTOS QUE UNA NECESIDAD SOCIAL.???

    Responder
  2. Carlos Rodriguez • 22 agosto, 2014

    El tema es sumamente complejo ,porque la función notarial , en cuanto a su ejercicio se prostituyó,
    principalmente por la piratería , que existe , lo cual en gran parte , se debe a la masificación de los
    profesionales , que al no encontrar medios de ingresos , recurren a vender su profesión , por precios viles .
    La ADN, tiene pleno conocimiento, de que en las Agencias de Vehículos ,lo que hacen una cantidad
    enorme de notarios, es alquilar su protocolo , y a cambio reciben un pago pírrico , que oscila entre –
    la piratería , y la necesidad de cualquier tipo de ingreso,para satisfacer sus necesidades primarias.
    En las ventas de vehículos de gran y aun de pequeño poder económico, el vendedor , hace las veces de notario , y el fedetario , lo único que hace ,es llegar a autorizar los documentos, que no fue-
    ron consignados en su presencia , para luego cobrar una bagatela.
    Aún agrava el asunto, cuando los bancos del sistema bancario nacional, y aún los privados , utilizan notarios a sueldo , lo cual les permite , ofrecer las oepraciones mercantiles , sin pago de honorarios ,
    puesto que los notarios, reciben a fin de mes , un sueldo por un tipo de labor , que no está permitida.
    Los bancos , ofrecen al público , las operaciones sin pago de notario, y la ADN , nunca ha dicho absolutamente nada ,coadyuvando con su silencio , a la piratería institucionalizada que existe en
    este país , en el ejercicio de tan notble actividad .
    La ADN,lo único que hace es cobrar las cuotas , y emular la SANTA INQUISICION , Al mejor estilo estilo del Mito católico , pero en cuanto a la protección del ejercicio notarial , no saben de que se trata.
    Y logicamente dentro de la masificación , que se ha producido , en la profesion de abogacia y nota
    riado , la ADN . nunca ha intervenido , para lograr un control sobre la calidad de profesionales que gradúan la enorme cantidad de universidades , que tiene este país , las cuales , para información
    del público , pagan a profesionales en derecho la suma de cuatro mil colones , por lección , contratando , a cualquier profesional , tenga o no tenga experiencia tenga o no tenga capacidad , porque la produccion y la masificación , lo único que produce es riqueza a los propietarios de las
    llamadas Universidades , los cuales con la toda la desfachates se anunican , en cualquier medio púlbico, como un anuncio que publicó la Escuela Libre de Derechos , indicando que ellos lo que forman son LIDERES,maniestacion que unicamente , trata de aumentar el ingreso de estudiantes,
    y aumentar las arcas de los FABRICAS , que anuncian …Pero mucho bla , bla , y nadie le pone el cascabel al gato ,ni existe interés político, por solventar el problema , ni por parte del COLEGIO DE
    ABOGADOS , NI MUICHO MENOS DE LA ADN….

    Responder
  3. Herman Mora • 22 agosto, 2014

    Estimados Colegas.
    Agradezco la posibilidad de permitirme llegar a ustedes.
    Brevemente me referiré a lo mencionado, resaltando las coincidencias que prácticamente tenemos los notarios del país en cuanto a su patología. En la comisión que redactó una reforma al Código Notarial, dentro del marco de la comision de asuntos juridicos de la Asamblea Legislativa, prácticamente todos sus miembros coincidimos que es muy importante la reforma al fondo de garantía, a fin de sustituirlo por una póliza. Sin embargo, para ello, se requiere una reforma legislativa. Por otro lado, yo sí pienso en la bondad de un colegio de notarios, aunque es claro no sería la salvación total. Creo que lo mejor es asumir conciencia de lo que estamos haciendo y su implicación en la sociedad, conciencia que debe ser asumida por todos los protagonistas. Gracias

    Responder
  4. jose luis paez • 21 agosto, 2014

    Coincido con algunos de los criterio emitidos por el estimable Notario Mora. No obstante, resta mucho por mejorar, una muestra son las instituciones que administran, ejecutan o juzgan la función notarial, están llenas de «mandos medios» que no saben nada de la materia aplican la ley como autómatas. Duele decirlo pero en el cuerpo de notarios del país, existen muchísimos que han perjudicado la función con sus actuaciones.

    Responder
  5. Cristian Zamora • 21 agosto, 2014

    Sobre la DNN deberían visitar a los Notarios que gastan 3 ó 4 tomos de protocolo en un año. Evidentemente por la competencia desleal y pedirle las facturas de cada escritura otorgada. En cuanto al Registro, es increíble, todo lo que se encuentra ahí. Solamente como ejemplo, en una ocasión no me iban a recibir un documento porque el sello blanco no estaba al lado de mi firma. Qué increíble!!!

    Responder
  6. alexander chacon porras • 21 agosto, 2014

    Muy interesante el artículo, pero lo que debe cambiar es la actitud de los detentadores del poder y eliminar de por sí, todos aquellos yerros y malas aplicaciones en relación con el espíritu del notariado y del ejercicio de la función notarial.
    Es mi criterio que el ejercicio profesional del notariado se nos ha ido escapando a los notarios que por vocación, siempre hemos disfrutado nuestra función, esto es por injerencia social y de la Dirección de Notariado, que no defiende ni la actividad, ni el notario y desde el inicio lo cataloga como un mal profesional.
    Es un campo muy basto en el cual se debe empezar a trabajar en diferentes esferas.

    Responder
  7. P Rivero • 21 agosto, 2014

    Coincido con las reflexiones del doctor Mora, especialmente en el punto C. sobre la administración del Fondo por el Banco Nacional; es más he insistido ante la Dirección de Notariado para que sea el Instituto Nacional de Seguros el que administre lo relativo a la responsabilidad civil.
    Sin embargo, no comulgo con la creación de un Colegio de Notarios, nos llenaríamos de más burocracia, más timbres, más gastos de mantenimiento.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG