POWERED BYmaster lex

El Notario y el derecho al trabajo

En varias oportunidades hemos publicado comentarios y artículos de estimados colegas sobre temas de interés para el ejercicio de la abogacía y el notariado.   Nos permitimos a continuación transcribir del Lic. Fernán Pacheco Alfaro, una interesante reflexión sobre la contratación administrativa de profesionales en Derecho en nuestro país.

Reiteramos la invitación a todos los estimados suscriptores que  deseen colaborar con sus opiniones  y aportes en este foro, para que nos los hagan llegar al correo electrónico legal@masterlex.com

———————-

«Aunque nunca he fungido como notario externo de algún banco público, recientemente me atrajo la posibilidad de incursionar en este campo, por lo que me mantuve pendiente de los informes de licitaciones de Master Lex. La primera licitación con la cual me encontré fue la No. 2015LN-000018-DCADM denominada “Contratación de Servicios Profesionales para Notariado Externo” del Banco Popular y de Desarrollo Comunal, la cual vence el próximo 08 de setiembre del 2015.  (Ver cartel)

A pesar de la formalidad del cartel, de la detallada información y de las sobreabundantes citas legales, para los efectos que interesan, al final, todo se reduce al sistema de valoración de los atestados de los notarios participantes.

Como filtro de entrada, se establece que el oferente debe contar con oficina abierta en la localidad donde se ubica la sucursal respectiva, con un perímetro de no más de quince kilómetros de distancia. El artículo 32 del Código Notarial dispone que los notarios públicos son competentes para ejercer sus funciones en todo el territorio nacional y hasta fuera de él. ¿Puede un cartel de licitación ir en contra de lo dispuesto por la ley?

Independientemente del lugar de su oficina, es responsabilidad del notario ver porque el servicio se preste adecuadamente y el desplazarse a las oficinas del banco para efectos de la formalización de las escrituras de hipoteca. El asumir que no va a poder prestar un buen servicio es claramente discriminatorio. Viendo como ya el ejercicio notarial en sí conlleva sobrados controles, responsabilidades, fondos de garantía y regímenes sancionatorios, a los cuales se suman los controles y sanciones adicionales que supone la contratación por el propio banco, parece absurdo pensar que el notario no prestará un buen servicio por la única razón de que tenga que manejar una o dos horas hasta las oficinas del banco; a pesar incluso del incentivo que es ganarse sus honorarios.

En cuanto a los criterios de “valoración” que suman 100 puntos, se establecen dos:

a) Experiencia del oferente con 60 puntos. Es un criterio eminentemente cuantitativo: cuantas más escrituras como notario de banco, más puntos. Cada escritura equivale a 0.50 puntos, así que para lograr los 60 puntos hay que demostrar haber otorgado 120 escrituras. Parece que ahora hay un especialización dentro del derecho notarial que se llama “otorgamiento de escrituras de bancos” y cuántas más escrituras se otorgan más experto se es. Todos sabemos que esta materia no es “ciencia espacial”, son escrituras como cualquier otra, con la única diferencia de que una de las partes es un banco. No solo esto, sino que también ocurre que el notario ni siquiera puede hacer su aporte profesional pues resulta que se debe sujetar a los llamados “machotes” que le impone el banco.

b) Referencias por servicios prestados a entidades bancarias, con 40 puntos. Otra condición que solo pueden cumplir los notarios de bancos. El participante debe aportar cartas de recomendación en los que el banco califique su desempeño como notario externo. Así, por ejemplo, si en la carta se usa la palabra “muy bueno o excelente” se reconocen 8 puntos por cada carta, si se usa la palabra “regular” son cuatro puntos.

Con 25 años de ejercicio, 55 protocolos a cuestas, nunca haber sido suspendido, estar al día en mis obligaciones con el fondo de garantía, con la CCSS y demás, en un principio, ingenuamente, pensé que cumpliría con los requisitos necesarios para ser notario externo. Nada más ajeno a la realidad. Si yo participo en esa licitación obtendría la misma cantidad de puntos que si quien participara fuera un ingeniero: 0 puntos.

Resulta increíble, por no decir triste y patético, que en esta época en que las diversas minorías reclaman sus derechos fundamentales, nosotros, siendo abogados, permitamos que se perpetúen atropellos como el descrito. Y no lo digo por mí, a quien el ejercicio de esta noble profesión me ha sabido proveer un digno sustento, sino que pienso más bien en los cientos de jóvenes colegas, quienes después de cursar la carrera de abogacía por 4 o 5 años, haber ejercido al menos 2 años y cursado un postgrado en derecho notarial y registral, como es exigido actualmente, ad portas no se consideren calificados para otorgar una escritura en la que interviene un banco, y peor aún, ni siquiera con el paso de los años podrían acumular la “experiencia” requerida de acuerdo a estas licitaciones. Es irónico e incluso algo cínico que el propio cartel transcriba los artículos 33, 56 y 56 de la Constitución Política, que son los que tutelan el derecho al trabajo y a la no discriminación, cual si su mera cita fuera a hacer todo lo anterior más legal o menos discriminatorio.

Se debe abrir un debate, pero en principio me parece que en el marco de la contratación, si se es profesional, el hecho de serlo ya lo califica a uno para prestar el servicio.  No pueden haber notarios Clase A y Clase B. Se debe acudir incluso a sistemas aleatorios, llámese rifas, para designar a quienes resulten favorecidos. O bien, de establecerse criterios, estos no deben evaluar métricas irrelevantes bajo el manto de ser «objetivos». Pienso a modo de alternativa en exámenes como los que utiliza el Poder Judicial para contratar jueces, que miden el conocimiento, capacidad y aptitud del profesional. Estos los podría ofrecer periódicamente la UCR o alguna de las entidades que nos agremia o supervisa. Lo que es claro es que no puede ser el número de escrituras ni el uso de las palabras “regular” o “bueno” en una carta suscrita por un burócrata bancario lo que determine el acceso a un trabajo al que tiene derecho el notario.

No dudo que otros bancos apliquen criterios similares en notariado y cobro judicial externo, y que de hecho son esquemas que se repiten en la contratación administrativa de profesionales en este país. Estos criterios han existido por décadas y diseñados por las entidades financieras para simplificar sus procedimientos internos. Espero que el banco que se autodenomina como “el banco de los trabajadores” y cuyo slogan es “valoramos su trabajo” desista de esta contratación y que otros bancos públicos sigan su ejemplo. Pero más que esperar que sean los bancos los que cambien sus esquema de contrataciones, o que sean las organizaciones gremiales las que libren la batalla, debemos recordar es que el derecho al trabajo es un derecho individual y así lo podemos, y debemos exigir.  (Comentario del Lic.Fernán Pacheco Alfaro, quien fuera socio del bufete Facio & Cañas por 25 años, actualmente con una práctica independiente. Ha enfocado su labor profesional al ejercicio del notariado, en especial en el campo de las transacciones inmobiliarias con énfasis en materia de condominios.  fernanpacheco@hotmail.com)

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

8 de 24 Comentarios

  1. EDGAR VILLALOBOS JIMÉNEZ • 26 agosto, 2015

    Excelente enfoque Fernán. Sospecho que en esto, como desgraciadamente sucede en casi todo en este país, los encargados de elaborar tales carteles (de buena o de mala fe), han ido creado una especie de argolla que privilegia a quienes por muchos años se han dedicado a ser Notarios de los Bancos del Estado casi que de forma exclusiva. Conozco colegas, que lo son de casi todos.

    Responder
  2. Ana Patricia Alfaro • 26 agosto, 2015

    Completamente de acuerdo, estas licitaciones están realizadas con requisitos que permiten reelegirse a los mismos notarios (los que han sido Notarios Externos por años en más de una Institución) una y otra vez, pues son los únicos que cumplen dichos requisitos. Nunca podremos concursar los demás Notarios, por más estudios o más experiencia que tengamos, pues no tenemos la recomendación de un Banco, al cual nunca podremos acceder como Notarios Externos por estar cerrada la posibilidad de aportar su recomendación. Violan el derecho al Trabajo y el reparto equitativo de la riqueza.

    Responder
  3. Freddy Hoffmann • 26 agosto, 2015

    Sobre este tema de Notariado Externo en el Banco Popular, es importante destacar, que esa es una Licitación ruinosa, ya que el Banco ha creado la Oficina de Notariado Institucional, la cual opera con una cantidad ilimitada de notarios. Aunque no permiten ponerlo por escrito, para no dejar prueba alguna, todas las operaciones crediticias superiores a 30 millones de colones, obligatoriamente van asignados a Notariado Institucional. Es importante destacar, que en un año de trabajo en notariado externo en el Banco Popular, los honorarios notariales devengados, rondan los 4 millones al año. Eso en el mejor de los casos y peleando con el Banco para que nos asignen algún trabajo, ya que tienen la costumbre de ir asignando trabajo cada 2 o 3 meses. Así que si tomamos la garantía de cumplimiento y la depositamos a ganar intereses, generaremos el mismo monto o superior a los que el Banco da en honorarios, sin trabajar.
    Es claro, que esa Licitación está hecha sin ningún tipo de estudio técnico que demuestre la necesidad de la contratación, y que está hecha solo para «algunas personas» que el Banco necesita meter a trabajar por compromisos políticos.
    Existe una enorme cantidad de notarios en el Banco Popular, tanto Notarios de Planta, como notarios externos nombrados por tiempo indefinido, y vienen con una nueva Licitación para meter más notarios.
    Cabe destacar, que el rol de asignación del trabajo para los notarios del Banco es uno solo para los Notarios del Planta y de las sobras, que dejan, existe otro rol, para los notarios externos, los nombrados por tiempo indefinido y los nombrados por la Licitación.
    Es una barbaridad que todos los Abogados y Notarios de este país, participan del engaño del Notariado Institucional, el cual es un medio de ayudar a los grandes comerciantes que tramitan créditos millonarios, se deja de pagar los impuestos de renta que antes tenían que pagar los notarios, y con ello se genera más crisis Tributaria para el país; todo ello a vista y paciencia de la comunidad jurídica, y con la complacencia y ayuda de la misma comunidad jurídica, ya que dicha comunidad mientras no les toquen el bolsillo en lo personal, se limitan a ver los toros desde la barrera, y en algunos casos, a apoyar dicha figura (Notariado Institucional) con dictámenes, criterios y resoluciones jurídicas jaladas del pelo.
    En dicho panorama, lo único que veo es que el Notariado se dirige hacia su extinción, ya que al permitirse la existencia de los notarios asalariados en el sector público y en el sector privado, hará que nuestra profesión se convierta en otro trabajo remunerado más, y de paso muy mal pagado. A futuro, con la digitalización que se está dando, ya no será necesario para los particulares, la existencia de los notarios públicos, ya que con solo tener una firma digital ambas partes, con eso será suficiente para legalizar y darle validez a los negocios jurídicos.
    Señores, no nos hemos dado cuenta de que pertenecemos a un periodo Jurásico, y que estamos camino a la extinción por falta de interés y participación de la comunidad jurídica.
    Debemos de empezar a hacer algo, si queremos sobrevivir.

    Responder
  4. EEHV • 26 agosto, 2015

    Estimado Colega:
    Me uno a sus palabras, actualmente soy un Notario Publico con una especialidad en Derecho Notarial y Registral pero en esta materia para muchos siendo completamente contradictorio no signfica nada.
    Puntos suman, puntos restan, como bien usted lo dice lo cierto es que si no se esta dentro del circulo simplemente «estas fuera» con tanta competencia desleal, con una Direccion que impone en exceso lo que no puede controlar y con estas situaciones nos hemos atado de manos nootros mismos, para nadie es un secreto que algunas licitaciones por no decir todas, nacen con nombres y apellidos, con requisitos que solo los «deseables» pueden alcanzar y aquellos que osen acercarce simplemente habra alguna «entrevista» que no te hace pasar y te hace parecer tan «transparente» el proceso.
    Ojalá podamos ir mas alla de las palabras y del derecho de berreo y accionemos nuestros derechos, siendo abogados somos por lo general a quienes mas nos pisotean nuestros derechos

    Responder
  5. Milton Gonzalez Vega • 26 agosto, 2015

    Le felicito Colega, institucionalización y legalización de la corrupción

    Responder
  6. ROGER ANTONIO SANCHO RODRIGUEZ • 26 agosto, 2015

    Algo parecido me sucedió, la diferencia es que no poseo el curriculum del colega. Me pregunto si es necesario interponer objeción al cartel mismo, incluso recurso de amparo en contra del mismo, basados en la desigualdad laboral. Roger Sancho

    Responder
  7. RICARDO REYES CALIX • 26 agosto, 2015

    Muy Acertado, y esperado su comentario Licenciado, en el momento que fui a Solicitar el cartel, me encontré con un Colega al cual le comente sobre la Licitación, llevándome la Sorpresa que el ya lo tenía; y nos pusimos a discutirlo, y de entrada sentimos el atropello a nuestros derechos personales, laborales, en este caso como Notarios Públicos que somos, viendo dicho Cartel, lo que hace es excluirnos de dicha participación y que sigan los mismos Notarios que tiene 20 años o mas de ser Notarios Externos; dejándonos a los Notarios que nunca hemos tenido la Oportunidad de ser Notarios de ese Tipo, sin ninguna oportunidad de participar si quiera en dicha licitación. en los próximos días estamos planeando presentar un recurso contra dicha licitación, y pienso que muchos de nosotros debemos hacer lo mismo, ya que de lo contrario seguiremos en la misma situación durante muchos años mas. en mi caso tengo 9 años de ser Notario Publico, con la cantidad de protocolos necesarios y de sobra para poder participar en las licitaciones que se presenten, pero me faltan precisamente los dos requisitos que pide el Banco Popular, que es Escrituras realizadas a Bancos Nacionales, así como referencia de dichos Bancos, o sea igual quedamos en 0 puntos. Lastimosamente estamos acostumbrados a esperar para ver si algún colega hace o presenta los reclamos o recursos correspondientes y esperanzados a que lo acepten y cambien requisitos, o metodología de evaluación. en lugar de unirnos todos y hacer valer nuestros derechos, a como lo hacen muchos grupos de Trabajadores en el País. HAGAMOS VALER NUESTROS DERECHOS, Buenas Tardes.

    Responder
    • Didier Carranza Rodríguez • 31 agosto, 2015

      Excelente discusión sobre ese nefasto botín en donde se ha discriminado a unos en favor de otros,
      Recordemos que antaño habían y aún persisten en las cabeceras de Provincia y en los cantones de este país , Bufetes de políticos y testaferros de estos que monopolizaron todos los BANCOS , el INS,, la CCSS, y cuanta Mutual se les ponía por delante..

      Adicionalmente , estos » buchones» son los encargados del cobros judicial de los mejores cobros de esos bancos .
      Cuando se dará » la democratización del Notariado para que ese pastel se reparta más equitativamente.

      Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG