Dos beneficios fiscales que no todos «conocen» Parte 3

Compartir   

Concluimos con esta tercera entrega,  la transcripción del artículo del colega Bernal Eduardo Alfaro Solano sobre este interesante tema.  ( Si desea leer las partes anteriores haga clic: Parte 1 y Parte 2 )

———————————

Como se indicó en la parte anterior, no se puede alegar desconocimiento a la Ley para bien o para mal, por lo que en Costa Rica, la Ley del Impuesto sobre la Renta, cuenta con un artículo que establece en términos generales lo que puede ser un Gasto Deducible, así como también se encuentra en el reglamento respectivo, del cual se desprende que un gasto deducible es un gasto que puede ser restado de los ingresos para efectos del impuesto sobre la renta, lo que disminuye la cantidad de impuestos que una persona o empresa tiene que pagar.

Hay muchos tipos de gastos que pueden ser deducidos, como los gastos de negocios, los gastos de alquiler, los intereses bancarios, los gastos médicos y los gastos educativos, entre otros; según sea la actividad lucrativa.

Para que un gasto sea deducible, según la normativa costarricense, debe cumplir ciertos requisitos, entre estos: ser un gasto necesario para producir la renta o tener una relación directa con la actividad económica del contribuyente, que se cuente con el comprobante autorizado respectivo y que sea pertinente para los efectos tributarios. Es importante tener en cuenta que no todos los gastos son deducibles, por lo que es importante revisar la ley de impuestos para determinar qué gastos se pueden deducir y en qué condiciones.

Además, es necesario llevar un registro de los gastos y tener la documentación adecuada para respaldarlos en caso de una auditoría fiscal.

Para el caso en concreto que hablamos sobre este beneficio fiscal, se encuentra regulado en el inciso Q) del articulo 8 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, y establece que las donaciones realizadas por los contribuyentes a entidades sin fines de lucro, que se encuentren debidamente registradas para recibir donaciones ante el Ministerio de Hacienda, son deducibles del impuesto sobre la renta.

Para aplicar como gasto deducible las donaciones realizadas, es necesario seguir los siguientes pasos:

a) Realizar la donación a una entidad sin fines de lucro debidamente registrada ante el Ministerio de Hacienda. Es importante obtener un comprobante o recibo de la donación emitido por la entidad autorizada.

b) En el momento de presentar la declaración de impuestos, se debe incluir el monto total de las donaciones realizadas en el año fiscal correspondiente.

El monto total de las donaciones realizadas se restará de la renta bruta del contribuyente, lo que disminuirá la cantidad de impuestos que se deben pagar. Es importante tener en cuenta que el monto máximo de las donaciones que se pueden deducir es del cinco (5%) de la renta bruta del contribuyente en el año fiscal correspondiente. Además, es importante verificar que la entidad receptora de la donación esté debidamente registrada ante el Ministerio de Hacienda, ya que de lo contrario, la donación no será deducible.

Actualmente se puede confirmar, este registro, por medio de la consulta al sitio en línea del Ministerio de Hacienda:

https://www.hacienda.go.cr/docs/AutorizadosRecibirDonaciones.pdf y se pueden observar los requisitos generales para formar parte de estas entidades autorizadas en : https://www.hacienda.go.cr/docs/GeneralidadesDonaciones.pdf

También se debe conservar la documentación de respaldo, como el comprobante o recibo de la donación, por si se requiere en el futuro para una auditoría o verificación por parte del Ministerio de Hacienda.

En este caso en concreto, el beneficio fiscal es que se pueda tomar como gasto deducible este tipo de donaciones y no solo realizar algún bien social, sin que se vea reflejado en la cuenta de renta general para el contribuyente. Por lo que es relevante establecer que en la normativa costarricense existen beneficios que generan un alivio a la carga tributaria, de lo cual en la practica, existen contribuyentes que prefieren realizar donaciones a instituciones de bien social con el fin de realizar una donación y acción directa a una determinada entidad y no solo cancelar tributos de manera eficiente, estas donaciones pueden ser dadas tanto en dinero por transferencia o bien en especie, siempre que se determine un valor de mercado de lo recibido.

En caso de cualquier duda al respecto, o saber más sobre este y otros beneficios fiscales, puede contactar al autor al correo Info@leuslegal.com o por medio de las redes sociales de la firma Leus Legal.

Descargar

Abogado y Notario Público. Cursó Bachillerato y Licenciatura en Derecho y la Especialidad en Derecho Notarial y Derecho Registral en la Universidad Escuela Libre de Derecho. Obtuvo su grado de Máster en Asesoría Fiscal de Empresa con mención honorífica Cum Laude Probatus en la Universidad Latinoamericana de Ciencias y Tecnología (ULACIT). Actualmente es Socio de la firma costarricense Leus Legal, encargado de temas tributarios, empresariales y de Derecho Notarial. Además, es docente de Derecho Financiero y Derecho Registral en la Universidad Escuela Libre de Derecho.

Dejar un comentario
HE LEIDO Y ACEPTO LAS PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG